Luz Zárate

Celaya.- Desde hace un mes que se intensificaron los operativos a motociclistas, se han levantado mil 200 multas y se han mandado al corralón 200 motos que no tienen su documentación al corriente.

El Director de Tránsito y Policía Vial, Francisco Frías Méndez, señaló que la finalidad de los operativos no es recaudatoria, sino disminuir el índice de accidentalidad que iba al alza, sobre todo es para verificar que los motociclistas cuenten con su equipo de seguridad, pues de 10 personas sólo 5 portan casco.

“Son motocicletas que no cuentan con placas y tampoco con tarjeta de circulación y éstas van al corralón, pero además los conductores no traen licencia para conducir, para estos casos, la infracción es de mil 800 pesos. En el caso de las personas que no traigan casco protector va de los 800 pesos y hasta los mil 800 pesos, pero también deben de traer todo su equipo de seguridad como guantes, botas”, señaló.

Frías Méndez señaló que la mayoría de los accidentes son originados por imprudencia de los conductores de las motocicletas y porque no respetan las señalas de tránsito, pero lo más lamentable es que muchos de los accidentados no portan casco de seguridad.

Durante varios meses sólo se hicieron infracciones de cortesía, en los operativos sólo se les solicitaba a los motociclistas que portaran sus documentos y su equipo de seguridad, pero muchos conductores fueron reincidentes y no acataron lo que marca el reglamento.

Por lo que ahora se realizan7 operativos al día en distintas zonas de la ciudad, lo que ha desatado el enojo de algunos motociclistas que no cuentan con su documentación en orden y que acostumbran no portar casco; mientras que los que sí cumplen, señalaron que están de acuerdo con la revisión que les están haciendo.

“Si tú cumples, traes tu casco, tu licencia para motociclista porque es distinta de la de conductor, traes los papeles de tu moto en orden y acreditas que no es robada, y manejas con precaución, no veo cuál es el problema, es por el bienestar general”, señaló Pedro Ramírez, quien dijo que tiene por lo menos 20 años conduciendo motocicletas.

En los operativos se revisa son los documentos de propiedad de la moto, que el chofer cuente con licencia, que el vehículo traiga placas y lo más importante que el conductor y el copiloto lleven casco de seguridad.

Los conductores de motos deberían traer de manera obligatoria casco, googles, guantes y botas pues se ha visto que algunas lesiones graves que se han visto en extremidades inferiores es porque traen huaraches o tenis muy ligeros.

El Reglamento de Tránsito y Policía Vial fija sanciones que van de las 2 hasta las 20 UMAS (Unidad de Medida y Actualización) que representa desde 170 pesos hasta mil 800 pesos, dependiendo de la gravedad de la falta.

Celaya es el quinto lugar en el estado por muertes en accidentes de motocicletas, principalmente en jóvenes entre 15 y 35 años.

Por lo que se continuará con los operativos, aun cuando haya quienes conductores que no están de acuerdo.

“Vamos a seguir trabajando poco a poco para hacer conciencia en el motociclista”, afirmó.

Preocupa seguridad

En lo que va del año se han suscitado 58 accidentes de motociclistas, cuyo saldo además de las pérdidas materiales ha cobrado la vida de tres personas y de los conductores lesionados.

El Director de Tránsito y Policía Vial, Francisco Frías Méndez, señaló que la mayoría de los accidentes son originados por imprudencia de los conductores de las motocicletas y porque no respetan las señalas de tránsito. Mencionó que, en menor medida, los causantes son los que manejan vehículos.

La mayoría de los motociclistas accidentados no portaban casco de seguridad y en el caso de las personas que han fallecido, ninguno ha traído este aditamento que sirve de autoprotección.

Por otro lado, señaló que en tres días se levantaron 100 multas de motociclistas que no portaban su equipo de seguridad y destacó que antes eran multas de cortesía, pero al ver que los conductores eran reincidentes, se determinó que ahora sí serán sanciones económicas.

En Celaya es común ver que los conductores de bicicletas y motos circulan en sentido contrario, en medio de los coches, no llevan casco de protección y usan su vehículo para transportar desde tanques, cajas, muebles, maletas, tarimas y además el número de pasajeros rebasa lo permitido que son dos personas a bordo.