Ana Lilia Ojeda

San Francisco del Rincón.- Recicladoras pequeñas no compran nada de acero que corresponda a moldes de calzado, de sombrero, tuberías, ni equipos de los que es evidente tienen un funcionamiento o posible reparación. Quienes se encargan de desvalijar o dejar estructuras de aceros inservibles saben que no deben acudir a recicladoras pequeñas porque no se las van a recibir.

Muchas personas llegan a lugares como Química Central esperando vender restos de acero con desconocimiento de este hecho, por lo que se les invita a sumarse al exhorto de evitar prácticas contaminantes.

Al inicio llegaban vendiendo de todo, pero son infracciones y los recicladores deben estar enterados. Por lo menos así lo considera Jesús Ojeda, quien hace esa diferenciación:

“Así como hay gente que se aprovecha de este tipo de negocio, hay quienes respetan y en su caso prefiere la opción de contribuir, pues colabora en educar como en cuidar el medio ambiente. Es muy importante el reciclaje, tener una cultura del reciclaje, la bolsa es de los mayores contaminantes y sin embargo, se recolecta para aprovechar en muchas cosas, sólo que no mucha gente tiene la costumbre de separar sus residuos en casa. No tenemos cultura o educación ambiental”, agregó.

“Los recicladores no somos sucios, ni contaminadores, ni hacemos un mal. Desafortunadamente la gente, sobre todo adultos, lamentablemente son los que más nos etiquetan y señalan, pero si voltearan a ver todas las toneladas de plástico que genera la población local, sería conveniente que mejor cuidaran más cómo se alimentan y el daño que le están haciendo a la salud”, externó

Con el reciclaje de basura hoy en día se pueden hacer desde tejas, empaques, sillas, mesas, es el reciclaje de bolsa la especialidad de Jesús Ojeda quien llama a la sociedad a entender la necesidad y conveniencia al mismo tiempo de este negocio.