Roberto López Arrieta

San Miguel de Allende.- La inusual lluvia registrada la madrugada de éste domingo (la más intensa en los últimos 3 años), provocó daños por toda la ciudad e incluso en el C-4, donde se inundaron las instalaciones y eso provocó que durante 12 horas no hubiera atención del 911, por lo que se tuvo que habilitar una línea alterna; actualmente el servicio ya está habilitado. Protección Civil también canceló sus servicios trámites al tener afectaciones en sus instalaciones.

Fueron 24.9 milímetros de agua los que cayeron durante 7 horas de intensa lluvia; hubo zonas donde el nivel alcanzó casi 1 metro.

Una de las afectaciones más graves fue la del Centro de Control, Comunicaciones y Cómputo (C-4) ubicado al norte de la ciudad, a un lado del edificio administrativo. El agua entró a las instalaciones y fue necesario desconectar la energía eléctrica para evitar daños en los equipos de cómputo.

Eso provocó que se desabilitara el servicio de atención de llamadas de emergencia 911 y fue necesario habilitar un nuevo número que funcionó durante casi 12 horas, con la ayuda del  del Sistema Estatal de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones, Cómputo e Inteligencia (C5i). De acuerdo al gobierno local, éstas acciones permitieron que en ningún momento se afectara la coordinación entre las corporaciones de emergencia.

Hubo daños materiales por los escurrimientos; fueron evacuadas 3 familias en Ejido de Landeta que ya volvieron a sus hogares. La constante fue de vehículos atrapados por el agua y el arrastre de material pétreo.

Incluso, el presidente municipal Gonzalo González Rodríguez, junto con los directores de Infraestructura y Obras Públicas, del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, y los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública (Policía, Tránsito, Protección Civil) realizaron un recorrido éste domingo.

La lluvia, los fuertes vientos y el granizo provocaron que por las condiciones naturales del municipio, el agua arrastrara tierra y material pétreo de las zonas donde hay obra pública; sin embargo, también hubo taponamientos en alcantarillas, debido a la concentración de basura y a la falta de infraestructura pluvial en varias zonas de la ciudad.

Los cuerpos de emergencia trabajaron durante toda la noche y realizaron un rondín de prevención por las zonas de alto riesgo desde los límites con Querétaro, el Cerro de la Márgara, Puerto de Nieto, Moral de Puerto de Nieto, Guadalupe de Támbula, Fajardo de Bocas, Corral de Piedras de Arriba, Corral de Piedras de Abajo y el Huizachal.

Desde las 8:00  de la mañana de éste domingo, personal de todas las dependencias del gobierno municipal participó en las labores de limpieza y desazolve a fin de que el tránsito vehicular y peatonal se viera lo menos afectado.

Se requirió la limpieza de “bocas de tormenta” por todo el arrastre de material, una camioneta quedó atrapada en Hernández Macias esquina con Calzada de la Luz, en el fraccionamiento la Luciérnaga una barda cayó y afectó una vivienda.

En el fraccionamiento Zirándaro se apoyó en el desalojo de 7 vehículos, atrapados por el agua; en la calle Ignacio Allende esquina con avenida Guadalupe quedaron encerrados 3 vehículos; igual que en la carretera a Corral de Piedras.

En la revisión al arroyo del Obraje y Presa del Obraje, el agua subió con fuerza por encima del puente; sin afectaciones a viviendas. Y un tracto camión se salió del camino en el libramiento a Dolores Hidalgo.

LC