Toman la limpieza por sus propias manos

Con alto valor cívico estos habitantes se dieron a la tarea. Foto: Manuel Arriaga

Hombres, mujeres y niños de la comunidad Coporitos, hartos de la falta de cultura ambiental de los visitantes al entorno de la presa La Golondrina, tomaron la iniciativa de recoger los desechos que contaminan ese espacio

Manuel Arriaga

Pénjamo.- Cansados de que las personas que visitan ‘la cola’ de la presa La Golondrina y la comunidad Coporitos dejen su basura tras los días de campo, un grupo de mujeres y niños se armaron de costales y limpiaron la zona, justo donde inicia el Área Natural Protegida de la sierra de Pénjamo. Hicieron un llamado a la conciencia civil para que los paseantes se lleven su basura tras visitar esa área.

Hay que valorar un poco el trabajo de mis señoras, niños y niñas que hicieron todo lo posible por juntar el basurero. Apoyen no haciendo desastres. Ayuden  a mantener limpio”

Mary Ramírez,Voluntaria de limpieza

Pénjamo se caracteriza por ser uno de los municipios con menor cultura para el manejo de la basura, ello se puede apreciar en las diferentes localidades donde los ciudadanos crean basureros clandestinos donde depositan los desechos urbanos, sin importarles que se convierten en una fuente de infección y de proliferación de plagas que termina afectándoles a ellos mismos.

‘Mary’ Ramírez, una de las mujeres que participaron en esta jornada, hizo un llamado al cuidado de la zona y a que los visitantes se abstengan de dejar basura.

RC