Manuel Arriaga

Pénjamo.- Pese a que se invirtieron 10.6 millones de pesos, del Fondo Metropolitano para el Desarrollo de Guanajuato, en la segunda etapa de construcción del relleno sanitario en la comunidad Palo Alto de Abajo, las más de 50 toneladas de basura diarias que se generan, siguen depositándose en el antiguo basurero municipal.

Este lugar, totalmente rebasado, los montículos de basura ya incluso afectan los caminos circundantes.

A mediados de noviembre de 2020, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo realizó la inauguración de la segunda etapa de ampliación del relleno sanitario en la comunidad Palo Alto de Abajo. Esta es una obra que inició la administración 2009-2012 donde inicialmente se invirtieron 10 millones de pesos, pero el lugar fue abandonado y sufrió daños y saqueos.

Ante la necesidad de reubicar al basurero municipal, la administración gestionó 10.6 millones de pesos para la realización de la segunda etapa de construcción de este lugar. La obra se encuentra totalmente terminada, el sitio ha sido cercado con malla de alambre ciclónica y la celda de captación está lista para recibir los desechos que generan la cabecera municipal y las comunidades rurales que cuentan con el servicio.

Sin embargo, en este lugar aún no se ha realizado la disposición final de los residuos sólidos, los camiones de basura siguen entrando al antiguo tiradero ubicado a espaldas del nuevo panteón municipal, donde el sitio ha sido rebasado por los montículos de basura que se acumulan en los caminos circundantes.