Redacción

Coahuila.- Esta noche, rescatistas en Múzquiz, Coahuila, recuperaron el cuerpo del séptimo y último minero que quedó atrapado tras el derrumbe de una mina y con esto finalizaron las labores de rescate.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social dio a conocer mediante sus redes sociales, que el cuerpo fue rescatado a las 21:59 horas y compartieron sus condolencias con la familia del fallecido.

El gobierno estatal informó que desde el viernes 4 de junio, cuando ocurrió el accidente, personal especializado de Coahuila y Nuevo León trabajó en las acciones para el desagüe del complejo, de forma que los cuerpos de rescate pudieran ingresar al área donde se localizaban los trabajadores.

Por su parte, la organización Familia Pasta de Conchos informó que el minero rescatado esta noche se llamaba Carlos Moreno Cervantes.

Las otras víctimas de la tragedia fueron: Mario Cortez, Humberto Rodríguez, Pedro Ramírez, Damián Aridas, Gonzalo Cruz y Leopoldo Méndez.

Este accidente recordó el trágico hecho ocurrido el 19 de febrero de 2006, cuando en la mina de Pasta de Conchos, también en Coahuila, 65 trabajadores murieron en un accidente, pero solo dos cuerpos fueron recuperados.

Desde entonces, han sido 100 los mineros que han caído víctimas de algún accidente en la zona, denuncia la Familia Pasta de Conchos, que agrupa a parientes de las víctimas de la tragedia.

El grupo había enviado una carta al director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, el 23 de octubre del año pasado, quejándose de las condiciones de la mina de Micarán, en Múzquiz, en donde el viernes ocurrió la tragedia.

Sin embargo, la empresa se deslindó el sábado de lo ocurrido, señalando que tal mina no provee carbón a la CFE y por tanto “era imposible que su director [Bartlett] estuviera enterado de la mina”.

*Con información de EFE y Sin embargo

LC