Roberto López

Xichú.- Las grandes distancias y el miedo a morir por la vacuna, ha mermado el proceso de vacunación a los adultos mayores en éste municipio. A diferencia de otros como San Luis de la Paz o San José Iturbide, donde las filas son inmensas, en Xichú muchas veces tienen que ir por los pacientes a las comunidades y regresarlos.

Con seis sedes de vacunación en cabecera municipal, Casitas, la Sábila, Paso de Guillermo, Palomas y Guamuchil, Xichú tiene un caso extraño en el que muchas personas creen que, lejos de ayudarles, la vacuna contra el covid-19 podría, incluso, matarlos.

Guadalupe Alvarado, secretaria de Ayuntamiento dijo que el proceso de vacunación ha ido lento “y aunque no es un tema meramente municipal, aunque hemos apoyado con mobiliario y carpas para algunas sedes, hemos visto que ha ido lento”.

Dijo que en La Sábila y Huamuchil ya terminaron “y a pesar de que se tenían contemplado tres días, se ha prolongado toda la semana porque las personas no han ido a vacunarse. Los servidores de la nación y el personal del centro de salud los han estado invitando a vacunarse, pero no se ha logrado”.

La funcionaria municipal opinó que se ha creado un poco de miedo a la vacuna, “miedo en el sentido de toda la mala información que se ha tenido sobre que si les va a hacer daño o que si se puede morir la gente, incluso que si es una vacuna para matar a la gente. Es una serie de mitos que se han creado y desafortunadamente a veces no podemos quitarlos porque son personas mayores que a veces se cierran en una idea”.

Dijo que como ciudadanos o familiares es necesario hacer el trabajo porque vayan a vacunarse ahorita que tienen la oportunidad. Informó que posiblemente la próxima semana continúe la vacunación

En el centro de salud de la cabecera municipal, la directora Patricia Jiménez Rubí, declaró que el proceso de vacunación está un poco complicado porque las localidades asignadas al municipio están muy dispersas, “las carreteras son de terracería, está difícil para las personas mayores de 60 años desplazarse de las localidades que están a más de 4 horas, pero seguimos invitando a la población en general para que apoyen a sus adultos mayores de 60 años para que acudan a la aplicación de su vacuna”.

La jefa de enfermeras, María de los Ángeles Resendiz Díaz indicó que aún les faltan 600 personas, de una meta de mil 850 dosis “y tenemos un 15 por ciento de población renuente, que son como 220 personas, pero además el difícil acceso de la población lo complica”.

Incluso señaló que, si acaso, van a cumplir con un 75 por ciento de la meta.“Estamos pidiendo ayuda de la presidencia y del DIF para que nos apoyen con los traslados y perifoneos, pero es algo complicado, También estamos usando las brigadas móviles para traer a las personas y regresarlas a sus domicilios”.

Indicó que la segunda dosis se puede poner a partir de los 28 días, pero que aún no tienen conocimiento de cuándo llegará esa segunda dosis.