Cuca Domínguez

Salamanca.- Los encargados de bares y cantinas dijeron que temen el regreso al semáforo rojo, “porque la situación se ha complicado por la pandemia de Covid-19 y por ende este sector sería de los más afectados”, aseguró Jorge Jiménez, presidente de la Unión de Comerciantes de Vinos y Licores, quien incluso destacó que pese a estar abiertos las ventas están bajas.

“Hemos platicado con el director de Fiscalización y Control, sobre el Covid-19, nos ha informado que sí está muy agresivo este virus y aunque el semáforo se mantiene en color naranja, es probable que se tengan que tomar medidas más precautorias para poder mantenernos abiertos, aunque en este tema el panorama es muy incierto, no sabemos que es lo que viene, pero estamos muy preocupados, porque vemos a mucha gente sin el cubre bocas, no atiende a la sana distancia y eso nos preocupa porque eso acelere esta pandemia”, dijo.

“Nuestras ventas han bajado mucho, estamos viviendo de milagro; ya empezamos a pagar impuestos porque empezamos a generar compras y se tienen que pagar empleados, gastos operativos, producto que se vende y todo se ha complicado mucho”, aseguró Jorge Jiménez.

EZM