Redacción

Panjshir, Afg.- Tres semanas después que los talibanes tomaran el control de Afganistán, la última zona de resistencia, la provincia de Panjshir, está ahora bajo el control total de los insurgentes.

De acuerdo con el portavoz Zabihullah Mujahid, “algunos de los rebeldes de la provincia fueron derrotados y el resto huyó, liberando al pueblo oprimido y honorable de Panjshir”.

Por su parte, el Frente de Resistencia Nacional de Afganistán ha negado que la provincia haya caído bajo el dominio de los talibanes, diciendo que la lucha continúa.

“La afirmación de los talibanes que ocuparon Panjshir es falsa. Las fuerzas de la NRF están presentes en todas las posiciones estratégicas del valle para continuar la lucha”, ha dicho el movimiento con un mensaje en Twitter publicado poco después que los talibanes aseguraran haber conquistado el territorio.

Panjshir era hasta ahora la única de las 34 provincias afganas que no había caído bajo el control de los islamistas, después que el grupo capturara las 33 regiones restantes en menos de dos semanas, culminando el logro con la toma de Kabul el 15 de agosto.

Panjshir también fue el centro de la resistencia contra el grupo islamista durante el anterior régimen talibán, entre 1996 y 2001, que concluyó con una invasión estadounidense que llegó precisamente esta semana a su fin tras casi dos décadas de guerra.

ac