Karla Silva

Silao.- Juan Gerardo Velázquez Barrón, oriundo de Silao, combina el arte con las costumbres y tradiciones para pintar paisajes a pequeña escala que este diciembre, adornarán los nacimientos navideños colocados en los hogares.

Cuando niño y con muy poco talento para el dibujo, como se describe, participó en un concurso. No estuvo entre los primeros lugares, pero no perdió la motivación. Impulsado por su inquietud artística y por sus ganas de expresar lo que su imaginación le dictaba, buscó aprender las técnicas necesarias pero no contaba con recursos económicos que se lo permitieran.

Apenas alcanzaba la mayoría de edad cuando se encontró con el fallecido maestro Alfredo Rodríguez, con quien aprendió lo básico del dibujo a lápiz y pastel. Al poco tiempo pidió prestado un libro de Anatomía y comenzó a copiar las ilustraciones.

Con menos de 19 años de edad, se postuló para dar clases de en la secundaria “Miguel Hidalgo y Costilla”. En 1993 fue aceptado como maestro de dibujo y pintura, lo que le brindó la oportunidad de realizar prácticas en diferentes materiales, basado en libros y en sus propias experiencias y, “echando a perder muchos cuadernos y materiales”. En casa inició su aprendizaje autodidacta.

El talento desarrollado lo llevó a obtener reconocimiento en Silao, pues ha elaborado piezas para escuelas, recintos gubernamentales y para el sector privado. Dos cuadros sobre la fundación de la ciudad se observan en paredes de la Presidencia Municipal.

Al interesarse en su trabajo, pobladores comenzaron a preguntar si podía pintar paisajes, por lo que lleva ya 15 años especializándose en este tipo de fondos para la representación del nacimiento de Jesucristo. Los ha pintado incluso para varios templos de Silao, o en casas con paredes grandes: “El más grande que recuerdo haber pintado es uno de 2 metros y medio de altura, por 8 metros de largo (…) también he realizado telones para obras de teatro”. Otros para escuelas en diferentes festividades y fechas cívicas.

En redes sociales encontró una forma para dar muestra de su talento. Sobre pedido, realiza trabajos a un precio justo: desde 300 pesos por una pieza de 1 x 1 metros, hasta los 900 pesos con medidas de 2 x 3 metros. “Todos los trabajos tienen garantía de que no se despintan”, dijo, al resaltar que en sus casas, muchos pobladores deben tener un fondo que les pintó hace una década.

Te podría interesar:

SZ