Roberto López Arrieta

San Miguel de Allende.- Una obra para colocar un tanque elevado en el cerro de las tres cruces provocó el enojo de los fieles porque destruyeron el empedrado, que era parte del sitio ceremonial y quizá hasta parte de una zona arqueológica. Representa del Sistema Municipal de Agua Potable se reunieron con los inconformes y acordaron detener la obra hasta que se realicen mesas de diálogo.

Representantes del SAPASMA llegaron hasta la punta del cerro de las Tres Cruces para reunirse con casi un centenar de personas y hablar del proyecto.

Efrén Sanabria, quien representa al grupo de los inconformes, dijo que el viernes pasado les informaron que estaban unas máquinas trabajando en el área del cerro de las Tres Cruces y que cuando llegaron, se percataron de la destrucción que se hizo.

“Platicamos con los representantes de la empresa contratada por el SAPASMA y nos dijeron que van a construir dos tanques, pero nuestra inconformidad es por qué se dañó un centro ceremonial. La escalinata de piedras tenía más de 250 años y la obra se suspendió hasta no hablar con la gente de SAPASMA y esperamos tener buenos acuerdos”, dijo el devoto Efrén Sanabria.

Incluso recordó que es un lugar donde llegaron las primeras culturas porque se trataba de un punto estratégico para comunicarse vía humo con otros lugares. También aclaró que la obra no obligaría a quitar las cruces, pero  que sí taparía el cerro y que no les daría acceso porque van a poner malla ciclónica.

Dijo que el sacerdote Antoni González, el cura responsable, está al tanto y aseguró que tampoco está de acuerdo. Recordó que han sido ya varias generaciones que acuden el cerro a venerar al santo madero y que se trata de un centro de oración para muchas comunidades y colonias de San Miguel de Allende.

Francisco Jiménez, director del SAPASMA explicó que la obra es de interés común y aseguró  que no afecta al lugar de culto, ni el interés de los creyentes por conservar el lugar.

Dijo que están haciendo un proyecto con una visión de 30 años, denominado acuaférico, que se trata de la construcción de una batería de pozos para traer el agua y repartirla en las direcciones del municipio; “éste proyecto tiene el objetivo de garantizar el agua para los sanmiguelenses y particuralente aquí  es la construcción de un tanque que no afectará éste lugar de culto. El tanque quedará en la ladera de éste cerro con la tubería oculta para poder alimentar a la parte oriente del municipio”.

El tanque es de una capacidad de 500 metros cúbicos con una longitud de 5 metros pero la mitad irá enterrada, para que sea muy discreto. “Éstas obras están hechas con el resteo a éste lugar sagrado. Para poder hacer el proyecto, consultamos con los dueños del predio, que como saben es un lugar privado y ellos nos insistieron el respeto a la zona de las tres cruces”.

Aseguró que en base  eso hicieron el proyecto para que el tanque afecte lo mínimo al lugar “entre más alto está el tanque, es más benéfico. Nosotros podemos escucharlos, saber sus peticiones y eventualmente hacerle cambios al proyecto”.

Los funcionarios escucharon las posturas de los inconformes y el común es que la gente no quiere la obra. El acuerdo tras la reunión fue detener todas las acciones para construir el tanque hasta que se realicen mesas de diálogo entre las partes. Las fechas y horas de dichas reuniones se darán a conocer en los próximos días.