Foto: Roberto Lira

Roberto Lira

Celaya.-De las 520 viviendas que oferta el municipio a través de un subsidio estatal ya se tienen 210 solicitudes para adquirirlas y restan 310 para ser adquiridas, con lo que se tiene una buena respuesta de parte de la ciudadanía, señaló el director del Instituto Municipal de Vivienda, Fermín Gutiérrez Sánchez.

El funcionario municipal resaltó que Celaya es el municipio más beneficiado con el programa Impulso a la Vivienda con 520 acciones a aplicar, más de las asignadas a los municipios de León e Irapuato que también participan en este programa. Gutiérrez Sánchez detalló que este programa consiste en subsidiar con hasta 100 mil pesos a los trabajadores, para adquirir viviendas en el Fraccionamiento Calquetzani.

“Somos de los más privilegiados porque aquí en Celaya vamos a poder tener hasta 520 acciones de vivienda, cosa que en los otros municipios es menor la cantidad de viviendas que van a tener”, dijo el funcionario municipal.

En este programa requiere de una línea de crédito de Infonavit para adquirir la vivienda y complementen con el subsidio que es de hasta 100 mil pesos a personas que tengan salarios entre 2.6 a 5 UMAS, no tener una vivienda, y que no hayan recibido otro subsidio de vivienda estatal, municipal o federal.

En Celaya el apoyo se estaría entregando para adquirir una vivienda en el Fraccionamiento Calquetzani y qué tienen un costo de 496 mil pesos.

“Ya tenemos una lista masomebos de 210 solicitantes que ya integraron sus expedientes y ya nos restan menos pero sí los invitamos a que se sumen todas aquellas personas que tienen estas características”, comentó el director.

Asimismo, el funcionario mencionó que hay otros programas de financiamiento para el equipamiento, mantenimiento, rehabilitación y reactivación de vivienda, los cuales constan de créditos hasta por 50 mil pesos con un periodo de pago de hasta 24 meses o de 18 meses para montos de 11 mil a 20 mil pesos.

Estos créditos tienen el objetivo de reactivar las viviendas que se encuentran en desuso y no están en condiciones de ser habitadas.

“Sobre todo, para aquellas personas que dejaron de tener activa su vivienda, cambiaron de domicilio y quieren regresar y ya está desmantelada y tiene que reactivarla toda”, comentó.

LC