Ana Lilia Ojeda

San Francisco del Rincón.- Como paciente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Fabricio Alemán Valadez, denunció falta de capacitación e insensibilidad en la Unidad Médica Familiar 52, pues primero le negaron medicamento recetado con hidrocortisona, luego no le pudieron tramitar una cita para dar seguimiento de especialidad en Guadalajara, y además le retiran apoyo de viáticos oportunos y viables.

Los últimos dos años ha enfrentado problemas distintos en su tratamiento para síndromes de salud, derivados de un tumor en su cerebro que sigue en vigilancia y control.

El anterior director, el Dr. Couto le dijo que la Cofepris puso una restricción sanitaria a la hidrocortisona y que no lo puede suministrar, pero se trata de un medicamento que se debe reabastecer cada 2 meses.

Hace dos años igual presentó lo que por Ley marca el IMSS para recuperar el gasto del que ellos deben ser responsables, pero ha transcurrido el mismo tiempo sin una respuesta, a la petición para recuperar el gasto en medicamentos, así que ahí se va la pensión.

Cada determinado tiempo Fabricio debe estar en la unidad de especialidades de Guadalajara, porque ahí le radiaron un tumor hace cerca de 10 años. Ahora el radiocirujano revisa con frecuencia su condición.

Para acudir a su control médico en Guadalajara, necesita estudios de resonancia magnética en León para llevarlos con el especialista, pero el personal del IMSS local, en lugar de entregarle documentación con lo que debía atender, sólo le dio una cita sin indicaciones, que no pudo ser realizada porque debía ir en ayunas, pero nunca recibió tal instrucción, así que debieron reprogramarlo.

El viaje es de cuatro horas, antes recibía viáticos en Primera Plus, porque debido a su condición debe acudir de manera constante al sanitario, pero con los directivos actuales, lo mandaron en transporte de servicio ordinario, que demora una hora más.

Por todos estos detalles e inconvenientes es que Fabricio Alemán, señala y cuestiona qué personal trabaja ahora en el IMSS.