Foto: Especial

Agencias

Ginebra.- La brisa de Acapulco fue suficiente para que el griego Stefános Tsitsipás estuviera satisfecho por su elección de jugar el Abierto Mexicano, en lugar de ir a Dubai.

La pandemia de Covid-19 ha provocado que los tenistas se concentren en sus habitaciones de hotel, a la espera de salir a entrenar o directamente a calentar y al partido que les corresponde. El torneo tricolor que arranca esta noche creó una burbuja para que los profesionales puedan salir a la zona de alberca y respirar el aire fresco.

“Disfruto esto más que estar encerrado en una ciudad en la que no puedo salir. Es algo refrescante, me siento con más energía al estar expuesto al sol. Por fin puedo asolearme y he estado disfrutando”, comentó Tsitsipás, ubicado en el quinto puesto del ranking mundial y primer sembrado para el Abierto Mexicano.

No es la primera vez que el griego visita nuestro país, ya que en su juventud compitió en la Ciudad de México, en el Abierto Juvenil de 2014, y, posteriormente, en Yucatán, en el Mundial Juvenil. Pisar nuevamente suelo tricolor le trajo buenos recuerdos Tsitsipás, quien se prepara para su debut en Acapulco.

“Vine a la Ciudad México hace años y luego estuve en Yucatán, el primer viaje serio con mi papá por tenis, y fue donde di mi salto en este deporte. Puedo decir que todo empezó para mí en México. Espero, también, algún día jugar en Los Cabos, para darle la gira completa al país”.

Desde entonces, el griego se convirtió el profesional y ya acumula cinco títulos en su carrera, además de competir en semifinales de Grand Slam.

“Queda mucho trabajo por hacer. Creo que ser parte de la era del ‘Big 3’ [Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic] es una gran experiencia, un ejemplo para los jóvenes y saber a lo que podemos aspirar”, comentó el europeo en videoconferencia y reconoció que su desempeño debe mejorar en los eventos mayores.

ndr