Nancy Venegas

Irapuato.- Las ventas de los comerciantes de pescado y mariscos se desplomaron hasta un 70% en esta cuaresma, ante la pandemia por coronavirus, y previendo la complicada situación de la economía familiar, a diferencia de otros años, esta vez no aumentaron los precios de los alimentos y mantienen la esperanza de que con las ventas recuperen sus inversiones, cubran sus gastos de operación y sueldos de los trabajadores.

“Ya desde el año pasado las ventas fueron flojas, estábamos con la incertidumbre de si por la pandemia nos dejarían abrir o no y este inicio de cuaresma estamos viendo un panorama triste, las ventas bajaron un 70% en comparación al año antepasado, este año ha sido el peor en cuanto ventas”, dijo Martín Santoyo Martínez, propietario de una de las tiendas con más trayectoria en la ciudad, que opera desde hace ya 47 años: ‘La central de mariscos’.

A consecuencia de la pandemia por Covid-19 que inició en marzo del año y el distanciamiento social obligado para prevenir contagios, recordó que los ingresos bajaron 50% sobre todo las últimas dos semanas de cuaresma.

“Nosotros no subimos precios por lo mismo y porque compramos antes de que suban los precios para que la gente compre a buenos precios… No nos queremos quejar y queremos confiar en que con la voluntad de Dios las ventas van a mejorar ya con que salga para los gastos y recuperar lo que se invirtió”, compartió Santoyo Martínez.