Nancy Venegas

Irapuato.- Sin el consenso ni la consulta de investigadores, hace un par de semanas desapareció del Sistema Nacional de Investigadores la categoría de Biotecnología.

Alfredo Herrera Estrella, director del Laboratorio Nacional de Genómica y Biodiversidad (Langebio) y miembro de Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, A.C. (SMBB), al calificar como arbitraria la medida, exigió que no se omita esta área en la ciencia porque ayuda a resolver grandes problemas del país.

“Desde luego que es un retroceso, vemos en riesgo el desarrollo del país porque esto implica no tener el apoyo para el desarrollo de la biotecnología creemos que se ha satanizado Biotecnología en el país por razones ideológicas, pero es un área de integración del conocimiento biológico y de la ingeniería que produce bienes y servicios indispensables para el bienestar de las sociedades contemporáneas”, dijo Herrera Estrella.

Señaló que hace 2 semanas de manera arbitraria desapareció la categoría de Biotecnología en el sistema nacional de investigadores, lo que aunado a la eliminación del fideicomiso para ciencia, deja sin posibilidades de apoyos económicos a los investigadores para que continúen con sus proyectos, puyes si bien no afecta los trabajos en desarrollo, los investigadores dedicados a esta rama dejarían de percibir un incentivo.

“No afecta los proyectos pero con esto los investigadores dedicados a la Biotecnología dejarán de recibir un incentivo que anteriormente recibían. En México hay cerca de 9 mil investigadores activos en biotecnología, es decir, una tercera parte de la investigación nacional, incluyendo a líderes cuyo reconocimiento trasciende las fronteras de nuestro país”.

Entre los proyectos de Biotecnología mencionó la caracterización genómica de los virus circulantes en México, así como el desarrollo de vacunas, pruebas de diagnóstico y agentes terapéuticos como la vacuna contra el SARSCoV2.Actualmente en el país se ofrecen 614 programas de estudio a nivel licenciatura con enfoque biotecnológico, 320 posgrados con una matrícula superior a los 7 mil alumnos y operan 500 empresas de base biotecnológica el 33% de ellas se encuentran en el segmento de la salud, explicó.