“Sólo con cambios desde la sociedad se logrará la paz”

Habló sobre un proyecto piloto que desarrolla un grupo de seis jesuitas en San Miguel Octapan. Foto: Martín Rodríguez.

En respuesta al pasado informe del presidente municipal, donde quedó a deber el tema de seguridad, el obispo exhorta a trabajar con las comunidades no a través de armas, para lograr la paz

Roberto Lira

Celaya.- El obispo de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, aseguró que “sólo con cambios desde la sociedad se logrará encontrar la paz, no a través de las armas”, con este fin, se está realizando un trabajo por parte de grupos jesuitas en la comunidad de San Miguel Octopan en los que se busca generar paz.

Luego del informe del presidente municipal Ramón Lemus Muñoz Ledo, donde el edil destacó una reducción en algunos delitos, el prelado celayense comentó que, en general, los gobiernos han quedado a deber en el tema de la seguridad.

“A lo mejor sí pero en otras cosas, los crímenes han subido muchísimo y no es sólo aquí, a veces es se califica a un gobierno, pero es general, todos los gobiernos salen debiendo, tal como dicen ellos”, comentó.

Asimismo, dijo que se tendrán mejores resultados con una campaña que busque la paz a través de la sociedad.

“Yo sigo insistiendo que debe hacer una campaña general de todos, ya hay aquí un esfuerzo del presidente haciendo un proyecto piloto en San Miguel Octopan de trabajo por la paz”, señaló el obispo de Celaya.

Jesuitas en San Miguel Octopan

Detalló que en San Miguel Octopan un equipo de seis personas está trabajando en diferentes ambientes, desde lo rural, lo económico, la educación y lo social para la construcción de la paz. Este grupo está encabezado por la orden de los Jesuitas, que ya han realizado este tipo de acciones desde hace mucho tiempo en Zamora, Michoacán.

“Es como una semilla que se está sembrando, ojala que pueda dar frutos y que no se deje; podemos poco a poco ir cambiando la situación, no con las armas”, expresó.

Asimismo comentó que se eligió San Miguel Octopan al estar marcada como uno de los lugares ‘más broncos’ del municipio, y que tras esta intervención se nota la mejoría, por lo que ahora se piensa en la expansión del proyecto, para lo cual se necesita gente preparada y para lo cual se realizará un diplomado.

En ese sentido, explicó que en el municipio están actuando alumnos de colegios jesuitas de Guadalajara y la extensión de la Ibero, de León, para formar gente del municipio que lleve el proyecto a otras comunidades.

nd