Luz Zárate

Celaya.- Los comercios con venta de comida en la vía  pública pidieron a las  autoridades que así como a los restaurantes y otros negocios se les permite un aforo de un 30%, a ellos también les apliquen la misma medida por el cambio de color del Semáforo de Reactivación Económica a naranja.

Comerciantes de mercados, tianguis y plazas públicas contaron que la baja en las ventas ha sido ‘catastrófica’. Cada día tienen menos ingresos, más deudas y más preocupaciones, pues tienen que llevar el sustento a su casa.

Solicitaron que haya ‘piso parejo’ para todos y así como a los restaurantes les permiten que los comensales se queden a comer en el lugar, también en los puestos semi fijos se les permita lo mismo. 

“A nosotros no nos dan luz verde para poder vender, nos dijeron que si nos poníamos a vender para comer en el lugar nos van a multar, desde mil 500 hasta los tres mil pesos de multa, ¿cuándo sacamos eso del negocio, si ha habido días que sólo se vende un plato de pozole? (…) no es tan fácil que con tanta restricción nos compren, sí entendemos que es por salud pero si ya hay cambio de color, entonces queremos que sea parejo”, expresó Juan Sotelo Vega, presidente de la Unión de Comerciantes Ambulantes y Semi fijos de Celaya A.C.

Disminuyen ingresos

Sotelo Vega informó que la restricción de vender ‘sólo para llevar’ ha bajado las ventas un 80%.

“No sacamos ni los gastos ni para volver a invertir y lo que no se vende se echa a perder (…) ha habido lunes que no vendemos más que un plato, hay veces que el agua de sabor vendemos un vaso y lo que queda lo tenemos que tirar”, mencionó el líder del comercio.

Vendedores de tostadas que tienen más de 30 años en la Alameda señalaron que la baja en sus ventas ha sido constante y diferente durante toda la pandemia, en un primer momento bajaron un 50%, pero cuando las medidas de restricción aumentaron llegó a un 90%. 

En este momento de crisis los vendedores recordaron que en época de campañas políticas los candidatos se acercan y les llevan una despensa a cambio del voto, pero justo en esta pandemia, tanto gobernantes, autoridades y políticos se han olvidado de ellos.

“Esto es algo que nunca habíamos vivido, tenemos aquí alrededor de 30 años vendiendo tostadas y nunca habíamos vivido una crisis como esta. El gobierno ofreció apoyos, pero no es así, son préstamos, es dinero que hay que devolver, sería muy complicado estar pagando un préstamo con la baja que hemos tenido”, platicó Gerardo Melchor. 

A petición de la Dirección de Fiscalización, los comercios de la vía pública pueden vender comida, pero sólo para llevar y sin que la gente se quede en los puestos. El líder de la Unión Adolfo López Mateos, Carlos Palacios, afirmó que el comercio está viviendo una situación “catastrófica y muy grave”.