Luz Zárate

Celaya.- Ante el regreso a clases y el incremento de la movilidad en la ciudad, ciudadanos y usuarios del transporte público pidieron que se vuelva a exigir como obligatorio el uso de cubrebocas tanto en la vía pública como en los camiones.

Al respecto, el director de Movilidad, Trinidad Martínez Soto informó que a partir del lunes se reanudarán las revisiones en el interior de los camiones y quienes no lo porten se les puede negar el acceso al microbús y a quienes se resistan a usarlo durante el trayecto se les pedirá que bajen de la unidad.

Martínez Soto reconoció que sí ha habido relajamiento en los ciudadanos, por lo que las revisiones se harán en las principales paradas del bulevar Adolfo López Mateos, avenida Torres Landa, avenida Irrigación, los ejes y entradas a la ciudad.

En un recorrido realizado por Correo se constató que en las paradas de camiones no se cumple con las medidas sanitarias, ahí las personas están sentadas en las bancas o en el piso, sin que respeten la sana distancia, no tienen una frecuente limpieza en manos y muchos se colocan el cubrebocas momentos antes de subir al camión y ya durante el viaje se lo quitan.

Esta misma situación sucede en las calles, donde cada vez hay más personas que no traen cubrebocas, aun cuando es obligatorio portarlo.

A la fecha no se han realizado detenciones de quienes no usen el aditamento, por lo que hay ciudadanos que actúan como si no existiera la pandemia del coronavirus, pese al Semáforo Amarillo con alerta.

El Ayuntamiento aprobó hace unos meses que se multe o encarcele a quien no trae cubrebocas. Sin embargo, en toda la zona centro se aprecia a personas que lo portan en el cuello o que sólo les cubre la boca o de plano no traen.

El 28 de diciembre pasado entró en vigor la modificación al Bando de Policía y Buen Gobierno, que incluye llamadas de atención, multas de hasta mil 300 pesos y arrestos por hasta 24 horas a las personas que no utilizaran el cubrebocas en la vía pública del municipio.

Para mitigar la dispersión y transmisión de la covid-19, el gobierno del estado estableció por decretp como obligatorio el uso del cubrebocas en todo el territorio de Guanajuato, medida que avaló el Municipio y por lo que se determinaron las sanciones.

Los bajarán de los camiones, advierten

Efectivos locales bajarán de los camiones del transporte público a los usuarios que no porten cubrebocas, así lo confirmó Rogelio Pérez Espinoza, titular de Movilidad.

Aunque hasta el momento la dependencia no ha recibido notificación oficial del regreso presencial a clases, prepararon a los concesionarios para que se reactive el servicio, el próximo 30 de agosto volverán a circular 500 unidades como se realizaba antes de la pandemia por Covid-19.

Ese día, los operativos de revisión a los camiones se intensificarán, de enero a la fecha, se aplicaron 22 multas con montos desde 800 hasta 500 pesos, por incumplimiento de protocolos sanitarios.

“Lo que hacemos es revisar de manera aleatoria que todos los usuarios tengan cubrebocas, quien no lo traía con ayuda del policía le pedimos que baje del camión, se le proporcionará un cubrebocas para que pueda abordar un camión”, dijo Pérez Espinoza.

Y es que, a 17 meses de que inició la pandemia por Covid-19 y la obligatoriedad de portar cubrebocas en espacios públicos, aún hay irapuatenses que se rehúsan a utilizarlo.

Más unidades requieren más operativos

Previo al regreso presencial a clases planeado para el próximo 30 de agosto, hasta este viernes la Dirección de Movilidad no había recibido ninguna notificación oficial respecto a esta medida, pero hace dos semanas, cuando inició el retorno a las aulas en algunos planteles de los niveles medio superior y superior, se solicitó aumentar el número de unidades a los concesionarios del transporte público. Para el 30 de agosto y sin confirmación de cuántas instituciones retomarán actividades, habría 500 unidades circulando, como se hacía antes de la pandemia por coronavirus.

Ese día, los operativos para supervisar los protocolos sanitarios en los camiones, se intensificarán. El director de Movilidad explicó que, junto a elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, se revisará no sólo la limpieza y desinfección de unidades que los operadores deben realizar al término de cada recorrido, sino que también tengan despachadores de gel antibacterial.

En caso de incumplimiento, los concesionarios serán acreedores a sanciones que van desde los 800 hasta los mil 500 pesos. En lo que va del año, la Dirección de Movilidad ha aplicado 22 multas por este motivo.