Gilberto Navarro

Guanajuato.- En sesión nocturna, el Ayuntamiento capitalino aprobó la ley de ingresos, sin incrementos en los impuestos municipales ni en el servicio de agua potable.

Después de que, horas antes se dio por terminada una sesión extraordinaria previa debido a la falta de quórum, ya que aparentemente por una falla en la red, ediles de oposición salieron de la sesión.

En una nueva sesión extraordinaria, después de las 10 de la noche, se aprobó en lo particular, la ley de ingresos para el 2021, por cerca de 644 millones de pesos.

El alcalde Alejandro Navarro, presentó una reserva en la que se establece que se elimine la indexación de 0.4 por ciento mensual escalonada hasta llegar al 4.4 por ciento al final del próximo año en las tarifas del agua potable, como lo proponía el SIMAPAG, en su proyecto de presupuesto.

Dicha propuesta fue aprobada y quedó en cero por ciento, la indexación, es decir no habrá ningún aumento.

Por su parte, el regidor panista Carlos Chávez, dio a conocer una postura respecto a los ingresos del SIMAPAG, en la que señaló que mantener la misma tarifa que el año pasado, provocaría un déficit en las arcas de la paramunicipal, por 5 millones de pesos, mientras que bombear agua del subsuelo debido a la sequía, provocaría un gasto cercano a los 18 millones de pesos, por lo que adelantó que al momento de analizar el presupuesto de egresos, propondría la creación de un fondo de subsidio para que el municipio apoye al SIMAPAG para garantizar el servicio.

La iniciativa de ley de ingresos con la reserva de no aumento en la tarifa, fue aprobada.

En esta sesión, también se puso a disposición la propuesta de los ocho regidores que rechazaron el proyecto del Plan Municipal de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial, para que se cree una comisión especial para analizar el retomar este plan, la cual fue rechazada para su aplicación pero enviada a la comisión de desarrollo urbano.

Cabe señalar que esta sesión se llevó a cabo solo con la presencia del presidente municipal, el síndico José Luis Vega, seis regidores y el Secretario del Ayuntamiento, lo cual es apenas el mínimo quórum para darle legalidad a los acuerdos.