Economía y Sociedad Opinión

Sin agua

De acuerdo con datos oficiales, son diez los municipios de Guanajuato que primordialmente participan de la siembra de cebada y surten a la industria cervecera nacional, la cuarta en el mundo. Cuando comenzó la pandemia, hace un año, la producción de la temporada otoño-invierno fue de 150 mil toneladas, que fue vendida a pesar de las condiciones de riesgo que había para la industria cervecera, por intervención gubernamental y el Consejo Estatal Agropecuario, aunque hubo algunos productores que tuvieron que vender a menor precio sus granos.

Pese a la pandemia, en la primera mitad de 2020 Guanajuato pudo conservar su primer lugar nacional como productor de cebada, 38 por ciento del valor nacional. Sin embargo, la segunda mitad del año, por la carencia de lluvias ha llevado a este sector del campo guanajuatense a una crisis por la pérdida de cosechas. Todo en un momento donde el sector cervecero ha dado a conocer datos negativos del comportamiento del mercado nacional e internacional por la pandemia, aunque con esperanza de retomar la ruta en 2021.

El año pasado se tenía el reporte de siembra de cebada en 3 mil 700 hectáreas de Cortazar; 3,615 en Irapuato y 2,758 en Abasolo, municipios donde se concentra la gran producción de cebada guanajuatense, pues en los restantes municipios: Acámbaro, los Apaseos, Celaya, Comonfort, Cuerámaro y Huanímaro apenas conjuntan 2,219 hectáreas.

Para la temporada otoñoinvierno se están evaluando las afectaciones por la sequía y la baja de contención del vital líquido en las presas Allende y Solís, no hubo la siembra del año pasado y hasta hubo pérdidas en sembradíos. El secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAyR), José Francisco Gutiérrez Michel, precisó que el daño puede prolongarse por la falta de lluvias.

En este entorno, la industria cervecera mexicana, ha informado que cayó su producción en 4.7 por ciento en 2020, decayendo además sus exportaciones en 6.2 por ciento. La cerveza mexicana es, por cierto, la que más se exporta en el mundo. En 2020 se generaron 118.7 millones de hectolitros y se exportaron 37.6 millones; mientras que en 2019 la producción había sido de 124.5 millones de hectolitros y de ellos 40 millones se exportaron.

La Cámara Nacional de la Industria de la Cerveza y de la Malta, a través de su directora general, Karla Siqueiros, precisa además que la cerveza se mantuvo como el principal producto agroalimentario de exportación, 22 por ciento de lo enviado al extranjero en el sector. Su fuerza le ha permitido sostener 50 mil empleos directos y 770 mil en su cadena de valor.

Sin embargo, el sector enfrenta este año los efectos del cambio climático. Y obliga a industriales, productores del campo y gobierno, en el caso de Guanajuato a la SDAyR a atender este comportamiento de la naturaleza.

La voz la eleva el Consejo Nacional Agropecuario, a través de su titular de Sustentabilidad, Ileana López, quien pide que todos los involucrados consideren a la ciencia, la tecnología y la innovación como indispensables para afrontar lo que se vive actualmente. “Ciencia, innovación y tecnología son sinónimos de sustentabilidad en el campo, gracias a eso tenemos herramientas que necesitamos para ser más productivos con menos recursos, hablo del suelo, agua y productos para el campo. Debemos preguntarnos qué campo queremos”, señala.

La condición de los agricultores guanajuatenses de cebada, los más importantes en la producción nacional y lo que podría provocarse en una industria tan redituable para México como es la cervecera, obligan a repensar el futuro y comenzar a revisar cómo cambiará nuestro entorno para aprovechar al máximo los recursos.

Related posts