Fotos: Karla Silva

Karla Silva

Silao.- Habitantes de la colonia Acapulquito en Silao temen que este año se repita lo ocurrido dos veces en la última década, cuando decenas de viviendas quedaron entre el agua por el desborde del arroyo; denunciaron que Presidencia Municipal rompió el bordo y no lo ha reparado.

Francisca Dueñas Ojeda recordó las anegaciones en las que las familias resultaron damnificadas, por lo que este año han adquirido escombro e incluso levantado bardas alrededor de sus casas para evitar el ingreso del agua.

“Tiene uno miedo de que se vayan a mojar las pocas cosas que uno tiene (…) No han hecho nada por regularizar (los predios) ni por la energía eléctrica tampoco (…) ese miedo que uno tiene de que vaya a llegar el agua muy recio, se vayan a caer los postes y se electrocute uno”, expuso.

Detalló que hace aproximadamente 15 años que llegaron los primeros vecinos a la zona y a la fecha se han improvisado conexiones para que la corriente eléctrica llegue a las viviendas.

Fue hace tres años en plenas campañas electorales, precisamente la noche del 19 de junio que cayó una intensa lluvia y por la madrugada los afectados comenzaron a sacar con botes el agua de sus habitaciones.

El 13 de septiembre de 2014 una tormenta provocó también el desborde del arroyo del Muerto que se alimenta desde el cerro del Cubilete.

José Luis Gutiérrez, quien vive a un costado de la carretera y muy cerca del arroyo, se quejó de que hace unos días personal de la administración municipal rompió el bordo y esto representa un riesgo en caso de que las lluvias intensas continúen.

“Yo gasto para hacer el camino, nadie nos ayuda a nada (…) vinieron a abrir el río, ahí no tenían que abrir. Nos costó mucho trabajo, metimos costalera y vinieron a destruir, ya tienen un mes que no vinieron ya”.

Contó que debido a las recientes lluvias el miércoles pasado reportó la situación ante las autoridades pero no ha existido respuesta. Hace unos años perdió sus pertenencias y su casa sufrió daños.

“Nada más quiero que nos echen la mano a arreglar ese río, yo arreglo el camino porque aquí vivo y no quiero que andemos en el lodo”, comentó al detallar que pagará cuatro viajes de escombro con un costo de 200 pesos cada uno.

Además Jorge Nuñez evidenció que presidentes municipales los han visitado con promesas de apoyo que nunca se han concretado, “todo se inunda muy feo”.

Las reparaciones al camino se deben a que es paso obligado porque quienes visitan la zona centro y deben cruzar a pie la carretera: “para que no nos llegue tanto el agua (…) nada más entran presidentes y ya no vienen a ayudar en nada”.

Acapulquito sufre también de inseguridad, acumulación de basura, falta de drenaje sanitario y suministro de agua potable, así como carencia de pavimentación en sus calles. Ahí viven aproximadamente 100 personas.