Nayeli García

Irapuato.- Han pasado más de dos meses desde que el tanque elevado de agua de la comunidad de La Calera se desplomó sobre la barda de dos casas de la comunidad y hasta la fecha no se han reparados los daños y la estructura sigue sin ser desmontada del lugar del accidente.

Fue el pasado 22 de septiembre que un el crujido de los fierros los alertaron de que algo estaba por suceder con la ‘bola del agua’ que no tenía más de 15 años de haber sido colocado en la comunidad, cuando de un momento a otro se desplomó la estructura.

La fuerza del agua destrozó parte de las bardas de dos casas ubicadas en la zona, y aunque personal de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Irapuato (Japami) se comprometieron para apoyarlos con las reparaciones, hoy en día las bardas siguen destrozadas, cubiertas con plásticos para evitar que entre gente desconocida a sus terrenos, pues siguen a la espera de que los apoyos prometidos lleguen.

Y es que ni siquiera ha sido retirada la estructura del tanque elevado de la zona, el cual se ha convertido en un punto de riesgo para los niños de la comunidad, quiénes solían jugar en el predio y lotes baldíos, y los niños podrían tener un accidente entre los fierros pesados quedaron en el mismo lugar que como quedaron el día que cayó el tanque elevado.

Vecinos de la comunidad, comentaron que personal del Municipio les dijeron que primero iban a reparar el tema del agua, en donde se conectó el paso del agua de forma directa y después se pensaría en la construcción de otro tanque elevado y por último se atenderá a las familias afectadas por el desplome de la ‘bola del agua de la Calera’.

EZM