Serpientes y escaleras

Día de decisiones para el Poder Judicial

En los siguientes dos días confluyen en el Poder Judicial de la Federación dos asuntos sobre los que deberán pronunciarse ministros y magistrados electorales, cuyas decisiones mayoritarias tendrán un impacto indiscutible en la vida política y democrática del país. Por un lado, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación hoy se somete a discusión y votación la Consulta Popular para enjuiciar a expresidentes de la República, que propone y promueve el presidente López Obrador, y por el otro lado en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se vota mañana viernes si se da o no la razón a los nuevos partidos políticos a los que el INE les negó el registro, en particular el de Margarita Zavala y Felipe Calderón.

En el primer caso, el sentido del voto mayoritario de los ministros será un buen referente para conocer qué tanto grado de autonomía mantiene aún el Poder Judicial con respecto del Poder Ejecutivo, pues un sector importante de los juristas y especialistas en derecho constitucional consideran que un ejercicio de consulta para enjuiciar a los expresidentes de la República no sólo es innecesario desde el punto de vista jurídico, porque se les podría enjuiciar sin consulta, sino que además plantea una violación a las garantías individuales de los exmandatarios.

Si la mayoría de los ministros decide declarar constitucional la Consulta y la pregunta de López Obrador, estarán validando y apoyando una maniobra que, más que jurídica o constitucional es política y que tiene un cálculo eminentemente político y electoral.

Para decirlo claramente: si la Corte le da luz verde a la Consulta Popular para enjuiciar a los expresidentes, estarían mandando una señal de respaldo al presidente y a su política de maniobras y ocurrencias políticas con las que busca mantener el apoyo y la simpatía popular.

Por otro lado, declarar inconstitucional el ejercicio que propone el presidente mandaría una señal de que aún con la influencia que ha logrado con los ministros que ha propuesto y con la cercanía y simpatía que ha mostrado el actual ministro presidente Arturo Zaldívar hacia el proyecto de la 4T, López Obrador no tiene el control total del Poder Judicial y la Corte. De ese tamaño es la decisión que hoy tomarán los ministros y que nos permitirá saber si le queda aún algo de autonomía al Poder Judicial.

En el caso de los magistrados electorales, entre los asuntos que se definen en su sesión privada de mañana están las impugnaciones presentadas por el partido México Libre en contra de la decisión del INE de negarle el registro por presuntos financiamientos no identificados.

Para nadie es secreto y tampoco para los ministros la enorme rivalidad política existente entre el matrimonio Calderón y López Obrador, la cual quedó plenamente manifiesta en los comentarios de burla y sarcasmo que utilizó el presidente para referirse a la negativa del registro que dio el INE a México Libre. Hoy será interesante ver en qué sentido votan los magistrados electorales y con qué argumentos rechazan o validan la constitución del partido político del calderonismo y si el mayor adversario político del actual gobierno podrá o no estar en las boletas electorales del 2021.

Durante décadas, sobre todo en el viejo régimen priista, el Poder Judicial de la Federación estuvo sometido y subyugado a los designios de los presidentes en turno; la cosa no cambió mucho en los dos sexenios del PAN, aunque los ministros y la Corte por momentos se permitieron hacer sentir su fuerza e independencia como un poder real del Estado mexicano. Hoy en la 4T no queda claro todavía si el presidente López Obrador ha logrado, como lo ha hecho ya con muchos de los poderes autónomos, someter y controlar a la Suprema Corte o si los ministros reivindican con hechos, y no solo con discursos, su independencia. Y la votación de este jueves será un buen referente para saber la respuesta a esa incógnita.