Conecta con nosotros

Opinión

Serpientes y escaleras

Omar sabía que ‘El Mencho’ andaba tras sus pasos

Periodico Correo

Publicado

En

Omar sabía que ‘El Mencho’ andaba tras sus pasos

La manera valiente y decidida con la que Omar García Harfuch ordenó a sus colaboradores subir un mensaje a su cuenta personal de Twitter, cuando ya estaba herido con tres balazos y esperando entrar al quirófano para una operación de emergencia tras el brutal atentado que sufrió la mañana de este viernes, confirma que el secretario de Seguridad Ciudadana de la CDMX sabía muy bien quién era su agresor, quién había dado la orden y por qué habían intentado aniquilarlo: el líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

“Esta mañana fuimos cobardemente atacados por el CJNG, dos compañeros y amigos míos perdieron la vida, tengo tres impactos de bala y varias esquirlas. Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando”, decía el mensaje que, a través de las redes sociales, había dictado, desde el Hospital Médica Sur, el funcionario herido y a punto de ser intervenido. No había ni duda ni temor en sus palabras y lo que sí había era su decisión de mandar el mensaje de que seguía vivo y que no iba a rendirse ni a dejarse amedrentar por el manotazo violento del narco más sanguinario y buscado de México.

La seguridad y contundencia con la que Omar hizo su acusación —muy distinta al tono vacilante con el que más tarde el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, diría que “es una hipótesis”— tenía razones y motivos de fondo. García Harfuch sabía que no sólo ha golpeado fuertemente a los grupos de narcotráfico capitalino, la Unión Tepito y la Antiunión, brazos operativos del CJNG para el narcomenudeo, sino que él había coordinado y dirigido las investigaciones que llevaron a la detención de Rubén Oseguera “El Menchito”, el 23 de junio de 2015, cuando era titular de la División de Investigación de la Policía Federal; que él detuvo en 2017 a Dámaso López “El Licenciado” en la capital, justo cuando había hecho una alianza con el CJNG; y sabía también que varios de los operativos en los que se estuvo a punto de capturar a “El Mencho” en la Sierra Sur de Jalisco y en Puerto Vallarta, habían sido coordinados por él, primero desde la PF y luego como director de la Agencia de Investigación Criminal de la entonces PGR.

Por eso no fue sorpresa que el nombre del secretario de Seguridad capitalino apareciera junto a la lista de funcionarios del gabinete federal que planeaban atacar y atentar los del CJNG, de acuerdo con la grabación de una llamada interceptada a operadores de Nemesio Oseguera por áreas de inteligencia federal y cuyo contenido fue dado a conocer en la reunión del gabinete de Seguridad en Palacio Nacional el jueves 11 de junio, según reveló el columnista de EL UNIVERSAL, Raúl Rodríguez, en su columna del pasado 17 de junio. Omar fue informado de esas amenazas dirigidas también hacia Marcelo Ebrard, Santiago Nieto y el mismo Alfonso Durazo, y sabía que detrás de la intención del “Mencho” hay toda una historia.

A mediados de 2019, cuando acababa de renunciar como director de la Agencia de Investigación Criminal de la FGR, Omar García Harfuch fue buscado por el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien lo invitaba a sumarse a su gabinete de seguridad en el estado. La propuesta de Alfaro, que apelaba no sólo a la fama de “buen policía e investigador eficiente” que precedía a Omar, sino también a sus raíces jaliscienses —nieto de Marcelino García Barragán e hijo de Javier García Paniagua— era que García Harfuch creara y dirigiera la nueva Policía Metropolitana de Guadalajara y desde ahí asesorara los temas de seguridad en la entidad.

La oferta era atractiva para Omar García, quien venía de renunciar a una relación de altibajos con el fiscal Alejandro Gertz Manero, que lo veía como un funcionario eficiente, pero le tenía cierto recelo por haber sido parte del gobierno de Peña Nieto y no apoyaba la política de golpes y detenciones a capos del narco, que difería de la política del nuevo gobierno de López Obrador. El exdirector de la AIC ya había tenido contactos con Claudia Sheinbaum, quien le había pedido que le hiciera un diagnóstico sobre la problemática de seguridad en la CDMX, pero no lo había invitado aún a ser parte de su equipo.

Pero en el balance entre aceptar la oferta de Enrique Alfaro y apostarle a ser parte del gobierno de la CDMX, el joven policía no tenía duda: “Yo quiero ser secretario de Seguridad Pública, primero porque tengo un plan muy claro sobre lo que hay que hacer que es ir contra los grupos de narcotráfico que han desatado la violencia en la ciudad, y también porque en esa posición estuvo mi padre y es una meta personal”, decía entonces García Harfuch. Y cuando comentaba el interés también de ir a Jalisco siempre tenía una sola duda: “Me encantaría ir allá y crear una nueva policía, pero sé que allá estaría más expuesto, porque es la tierra del CJNG y yo sé que ‘El Mencho’ no me quiere por los golpes que le hemos dado y por la persecución en su contra”.

La forma en que resolvió ese dilema hoy es de todos conocida: en junio de 2019 fue nombrado Jefe de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia de la CDMX y se integró así al equipo de Claudia Sheinbaum y de Ernestina Godoy. Tres meses y varios casos resueltos y detenciones después —el sacerdote que asesinó al joven Leonardo Avendaño, y cuatro de los asesinos del estudiante Norberto Ronquillo—, la jefa de Gobierno lo nombró secretario de Seguridad Ciudadana de la capital, a donde llegó para reconocer por primera vez la existencia de “grupos del narcotráfico en la Ciudad de México que operan bajo la misma lógica de los cárteles y que han desarrollado un alto poder de violencia y de control de actividades delictivas”.

Vendrían después golpes directos a los llamados “cárteles chilangos” con la detención de Pedro Ramírez “El Jamón” de la Unión Tepito y Jorge Flores Concha “El Tortas”, de la Fuerza Antiunión; además de las capturas de las hijas de José de Jesús Pérez “El Ojo”, que lideraban el Cártel de Tláhuac y más recientemente la detención y encarcelamiento de Oscar Andrés Pérez “El Lunares”, a quien tuvo que recapturar y acusar hasta tres veces para que finalmente fuera vinculado a proceso por los jueces. Omar sabía muy bien que las garras del “CJNG” se habían extendido hasta la CDMX y que la detención que hizo el 12 de febrero de este año de Carlos Fernando Huerta Núñez, “El Viejón”, operador personal de Nemesio Oseguera, habían irritado al capo sanguinario, pero tal vez creyó, ingenuamente como muchos, que no se atreverían a atacarlo en la capital de la República.

El brazo del mencho llega hasta la CDMX

El ataque inédito a un secretario de Seguridad de la capital del país no es sólo una expresión más de lo impunes e intocables que se sienten los capos del crimen organizado. Ocurrido justo dos semanas después de que el 12 de junio se desataran rumores sobre una supuesta detención o muerte de ‘El Mencho’, desmentidos después por el Presidente, el ataque y la forma en que lo planearon y ejecutaron, incluso en un lugar residencial y altamente vigilado como el Paseo de la Reforma y las Lomas de Chapultepec, lleva todo un mensaje de quién lo ordenó y equivale a una declaración de guerra al Estado mexicano en general y al gobierno de López Obrador en particular. La respuesta que le den las autoridades federales a quienes intentaron ejecutar al funcionario capitalino será tan determinante y significativa para medir la fortaleza y la capacidad de este gobierno, como lo fue en su momento la decisión de liberar a Ovidio Guzmán.

Porque si no hay una respuesta de fuerza puntual y contundente y si el gobierno de López Obrador no golpea al “CJNG” con la misma fuerza con la que ellos vinieron hasta la capital de la República e intentaron matar a un funcionario clave, entonces el mensaje de impunidad será muy delicado y peligroso.

Porque hacia arriba, después del secretario de Seguridad, solo sigue la Jefa de Gobierno y por arriba de tres integrantes del gabinete, sólo queda el Presidente…

Los dados mandan Serpiente doble. Semana negra.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Don Giovanni

1.- El campo durante la Pandemia
2.- Desde las sombras
3.- La duda sobre la justicia
De la Valija. Las tareas urgentes
Andrés Manuel López Obrador

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

1.- El campo durante la Pandemia

José Francisco Gutiérrez

La multiplicación de reuniones para tratar asuntos concernientes con las familias dedicadas al campo, no han “redundado” en tareas para atenderlas. Aún no emergen las autoridades que encabecen el movimiento sustancial para coadyuvar con los esfuerzos de la gente del campo que, a pesar de la crisis por la enfermedad COVID-19 tan terrible, sigue produciendo alimentos y apoyando la economía de la entidad cuando otros sectores están transitando a la baja.

En la reunión del trabajo de la Comisión de Fomento Agropecuario del Congreso Local con Presidentes de los Módulos de Riego del Distrito 011, en la cual emergieron rezagos y nuevos problemas que deberá de conocer, con la carga de preocupación de los productores, el secretario de Desarrollo Agroalimentario y Rural, José Francisco Gutiérrez Michel.

El problema por las aguas, desde su falta hasta su exceso, sin olvidar el eterno del alto pago por la luz eléctrica a CFE, se discuten pero no se resuelven por conflicto político.

Agustín Robles Montenegro, presidente del Consejo de Administración del Distrito de Riego 011, Río Lerma, habló de la preocupación en el sector por la sequía porque se registraron 240 millones de metros cúbicos por debajo de la media que afectan las presas que entregan el líquido a los módulos. Se pidió que el Gobierno del Estado detenga los robos que se venden en las chatarreras; también se trató de la urgente necesidad de reunirse con CONAGUA para la defensa de los cuerpos en el estado; el diputado Paulo Bañuelos Rosales, presidente de la comisión, ofreció turnar las peticiones. A esperar respuestas.

2.- Desde las sombras

Luis Felipe Guerrero Agripino

Cuando Usted lea la edición del 5 de agosto de Correo, a la par estará cerrandose el plazo para la entrega de documentos de aquellos universitarios que se postulen para contender por la rectoría del campus Irapuato-Salamanca de la Universidad de Guanajuato. Un evento de suma importancia para la vida de La Colmena y con repercusión para la sociedad guanajuatense, la misma que sufraga a la UG a cargo de Luis Felipe Guerrero Agripino.

Lejos de la máxima publicidad a la que obligan los principios democráticos que rigen a los entes públicos, la convocatoria se emitió el 27 de julio, cuando la comunidad estaba más ocupada en atender el fallido proceso de admisión de nuevos estudiantes y preparar su semestre virtual. Los aspirantes debieron registrarse entre el 29 y 31 de julio pasado.

El 13 de agosto, la Comisión Especial que lleva el proceso dictaminará procedencia de las candidaturas, para que entre el 17 y 21 de agosto, cuando apenas estén por acomodarse los universitarios, les presenten proyectos para el período 2020-2024. El 25 de agosto el Consejo Universitario del campus moverá su dedito para proponer al bueno o los buenos, de donde designará rector la Junta Directiva de la UG.

La máxima publicidad universitaria: Página web de la UG; Gaceta Universitaria; “correos electrónicos disponibles de la comunidad universitaria” y medios propios de la Universidad. Todo un proceso intestino, como se estila en esta rectoría.

3.- La duda sobre la justicia

Héctor Tinajero Muñoz

En suspenso el proceso que se le sigue a José Antonio Yépez Ortiz “El Marro” de parte de la justicia de Guanajuato por posible comisión del delito de secuestro. Después de la presentación de ayer, la defensoría pidió tiempo a fin de conocer la carpeta que se le abrió a su cliente. Este miércoles continúa para que el juez califique de legal o no la detención que conlleve a la vinculación del proceso que se sigue.

La causa del cabecilla del cártel de Santa Rosa de Lima ya está en la cancha del Poder Judicial estatal, un momento especial para su presidente Héctor Tinajero Muñoz, que acaba de reanudar labores, quien deberá de proteger al juez que lleva el caso de José Antonio “N”, porque no es un simple criminal sino un personaje que tiene carrera (no olvidar el caso del juez federal Uriel Villegas Ortiz, en Colima); máxime que los reflectores están puesto en Guanajuato por esa cuestión, como la impunidad que se le envuelve.

De la Federación, el presidente Andrés Manuel López Obrador y  su secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, dudan -hasta temen- que en la entidad sea liberado el detenido que debe de presentarse ante un juez federal por los delitos que sirvieron de base para la orden de aprehensión. Las claves para el proceso que se sigue a “El Marro” son las calificaciones y decisiones del juzgador, para empezar la detención.

De la Valija. Las tareas urgentes 

Además de las dudas respecto de las formas en que se transmitirán las clases desde preescolar hasta el bachillerato para el próximo ciclo escolar 2020-2021, que resulta a estas alturas un secreto de Estado, existen muchas actividades “inherentes a la cuestión escolar” que la Secretaría de Educación de Guanajuato debe resolver en menos de 20 días, porque los padres de familia necesitan información: inscripciones, cuotas, libros, uniformes, útiles escolares, etc. Requieren certeza, ante lo revelado por José Manuel Subías, el delegado de la Región V Este; indicó que los padres “no compren los artículos”, pues en primer momento la educación es a distancia.

La pandemia, no sólo modificó de raíz el proceso de enseñanza-aprendizaje también afectó al personal. La sección 13 del SNTE, tiene más de 100 contagiados entre profesores en activo y en retiro, de acuerdo a la secretaria general, Adriana Sánchez, falta la sección 45 y personal de la burocracia.

Andrés Manuel López Obrador

Estamos a poco menos de un mes de que rinda su segundo informe de gobierno ante el Congreso de la Unión y lo hará con 56 mil 478 homicidios dolosos en su mandato, al corte de julio, bajo su estrategia de “abrazos no balazos”; seguramente más de 50 mil decesos por COVID-19 y con México como tercer país con más víctimas mortales de una pandemia que dijo tener “domada” en mayo cuando se contabilizaban 9 mil 930 fallecidos; y el pronóstico de derrumbe de la economía nacional en -10.5 por ciento del PIB, para lo que propone mejor medir la felicidad.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, arribará también al primero de septiembre afianzado en su gran alianza con las televisoras, a las que regaló los tiempos del Estado a cambio de tele-educación en la pandemia; sendas reformas a la Carta Magna para garantizar derechos sociales, aunque no haya por ahora dinero suficiente para pagarlos.

Eso sí, es posible que llegue con una nueva reforma constitucional bajo el brazo, antes de que haya renovación en la Cámara de Diputados: volver a expropiar el sector energético para que retornemos al duopolio Pemex-CFE. Un proyecto de soberanía más cercano al existente hace 50 años, cuando el mundo no era digital.

Continuar Leyendo

Opinión

El fracaso de la Guardia Nacional

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

El fracaso de la Guardia Nacional

La Guardia Nacional no es como la Carabina de Ambrosio, pero está cerca de serlo. Ha sido el mayor fracaso del gobierno frente a las expectativas que había generado para enfrentar la inseguridad y reducir los niveles de violencia en el país. Las promesas de pacificación nacional con ese cuerpo integrado militar y policías, se quedaron en buenos deseos, y en sangre vertida como nunca en tiempos de paz. El presidente Andrés Manuel López Obrador está muy insatisfecho con la gestión civil de la Guardia Nacional, y ha puesto de cabeza a Palacio Nacional para que le preparen una propuesta que incomodará a muchos: que la Secretaría de la Defensa Nacional la absorba.

La Guardia Nacional fue la propuesta innovadora del gobierno para desaparecer a la Policía Federal, como muchas otras instituciones, a rajatabla. El argumento fue que estaban infectadas con corrupción, pero sin un diagnóstico serio en las manos se pensó que la corrupción de individuos se resolvía extirpando la institución del combate a la delincuencia. Mala fue la asesoría al presidente Andrés Manuel López Obrador, vendiéndole cuentas de vidrio y timándolo con generalizaciones. La Policía Federal tenía muy probablemente elementos mafiosos incrustados, pero como cuerpo civil, cuya construcción que llevó más de 20 años, era sólida y eficaz.

El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, fue el primer engañado. El diagnóstico que recibió para la reconstrucción de lo que iba a ser la Policía Federal se lo hizo Manuel Mondragón y Kalb, quien como comisionado Nacional de Seguridad en la primera parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, fue el responsable de la demolición de la infraestructura de la institución. Durazo, que sabía poco del tema, elogió el trabajo de Mondragón y Kalb y puso manos a la obra. La Guardia Nacional fue su proyecto y su desgracia, si a resultados nos atenemos.

En los primeros 18 meses de gobierno de López Obrador, de acuerdo con las gráficas de la consultora TResearch, el número de homicidios dolosos –el delito por el cual se está midiendo popularmente el éxito o el fracaso de la estrategia de seguridad- sumó 57 mil 534. En ese mismo periodo, durante el gobierno de Felipe Calderón al que los propagandistas del gobierno llaman “asesino” por el número de muertes en su mal llamada “Guerra contra las Drogas”, totalizaron 19 mil 571, lo que significa 194% menos de lo que lleva la actual administración. La variación negativa con el gobierno de Peña Nieto también es notable -90%-, al superar el de López Obrador a su antecesor por más de 27 mil homicidios dolosos.

La Guardia Nacional no resolvió lo que le prometieron al Presidente, cuyo discurso se está agotando. En la última encuesta de aprobación presidencial publicada este lunes en El Financiero, el 55% consideró que es mala la forma como el gobierno está enfrentando a la delincuencia, mientras que el 68% le preocupa mucho el crimen organizado, y el 71% piensa que está fuera de control. No deja de llamar la atención en el mismo estudio, que la aprobación de la Guardia Nacional se mantenga estable (67%), lo que sugiere que la gente no ha conectado que todo aquello que tanto teme, es resultado del mal trabajo de ese cuerpo civil.

López Obrador sí sabe del fracaso, y ordenó que se prepare una propuesta para que la Guardia Nacional deje de ser parte de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, y sea incorporada a la Secretaría de la Defensa Nacional. Para ello se tiene que reformar básicamente el artículo 21 constitucional, que señala que las instituciones de seguridad pública, incluyendo a la Guardia Nacional, “serán de carácter civil”, sujeto a bases mínimas que incluyen:

  • La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional, cuyos fines son salvaguardar la vida, las libertades, la integridad y el patrimonio de las personas, así como contribuir a la generación y preservación del orden público y la paz social.
  • La ley determinará la estructura orgánica y de dirección de la Guardia Nacional, que estará adscrita a la secretaría del ramo de seguridad pública.

A la luz de los resultados, la Guardia Nacional, que encabeza el general de brigada, Luis Rodríguez Bucio, ha incumplido con el mandato constitucional e impedido la pacificación prometida por el Presidente, sin olvidar que el momento más difícil y vergonzoso del gobierno, el culiacanazo, cuando dejaron en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, al que detuvieron por más de dos horas en cumplimento de una petición de captura con fines de extradición solicitada por Estados Unidos, tuvo en el comandante del cuerpo paramilitar, uno de los principales responsables –si no el que más-, de la fallida estrategia de captura.

A López Obrador no parece importarle que en los hechos se confirme que la seguridad pública sería una responsabilidad oficial y legal de los militares, y que esto generará críticas internas y en el mundo por entregarle al Ejército esas funciones, juntando seguridad nacional con seguridad interna y seguridad pública. Esas tareas ya no tendrían divisiones institucionales ni contrapesos. Toda la seguridad se manejaría desde Lomas de Sotelo.

Pero además, si sale la Guardia Nacional de la Secretaría de Seguridad Pública, donde tiene el 70% de su presupuesto y realiza las funciones principales asignadas a esa dependencia, será asimismo, el fin de esa secretaría, que quedaría reducida a su máxima expresión y sin responsabilidades sustantivas qué realizar. No sería, como en el gobierno de Peña Nieto, cuando la Secretaría de Gobernación absorbió la de Seguridad Pública, sino que este país se quedaría sin un cuerpo civil federal responsable del combate a la delincuencia.

Los militares darían un paso más hacia el control de la vida civil del país, construyendo un andamiaje que no se ve en democracias, sino en dictaduras.

Continuar Leyendo

Héctor Andrade Chacón

¿Petróleo para qué? Misteriosas remesas

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

¿Petróleo para qué? Misteriosas remesas

Dos noticias provocan amplias reflexiones en México sobre nuestra economía y su futuro. En la primera, causa sorpresa que a pesar de todos los elementos que existen para suponer que no es un buen momento para tener una industria petrolera chatarrera o malgastar el poco dinero que queda, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere convertirse en el nuevo Lázaro Cárdenas y reformar la Constitución para regresar al estatus anterior a 2013.

La segunda información causa estupefacción, siguen llegando remesas a México como si la economía de Estados Unidos estuviera en jauja. El país recibió 19 mil  074 millones de dólares en remesas entre enero y junio de 2020, lo que representó un aumento de 10.55 por ciento respecto al mismo periodo de 2019, pese a las afectaciones por la pandemia de la COVID-19. El total de remesas de este semestre fue superior a los 17 mil 254 millones de dólares de un año atrás, conforme al informe mensual del Banco de México (Banxico).

Respecto al primer tema, es preciso señalar que actualmente Petróleos Mexicanos pierde miles de millones de pesos, tan sólo en el segundo trimestre del año la paraestatal reportó pérdidas por 44 mil millones de pesos, que se suman a las pérdidas por 562 mil millones en el primer trimestre, conforme a datos dados a inversionistas.

Sin embargo, una revisión a dicho informe, señala que estas pérdidas de 44 mil millones no contabilizaron los pasivos laborales (jubilaciones, pensiones de viudez, invalidez y otros). Al sumarse, señalan una pérdida de 238 mil 600 millones de pesos. El pasivo laboral alcanzó en junio de 2020 la friolera de 1 billón 490 mil millones de pesos, algo así como 64 mil millones de dólares.

Por otra parte, Petróleos Mexicanos mantiene deudas financieras que, en su conjunto valen 103 mil millones de dólares.

El problema no es que el petróleo sea un bien que no valga, sino el destino que el presidente cree que es redituable: exportación de crudo y refinación de gasolinas. Las actuales condiciones del mercado internacional no precisan que, en las condiciones actuales de la paraestatal, sea posible rescatarla y luego hacerla boyante en beneficio del país, máxime si en menos de 15 años ya estarán de salida los motores de combustión interna, sustituidos por los autos eléctricos, conforme a las legislaciones de la mayoría de los países desarrollados.

En esta tesitura, la soberanía energética pasa por otros factores, no por el monopolio del petróleo. En todo caso, la refinación a productos más elaborados son los de mayor rentabilidad, como la industria plástica y otros derivados químicos. La aventura a la que nos quiere llevar López Obrador no tiene las condiciones históricas que aprovechó Lázaro Cárdenas en 1938.

En cuanto a las remesas, resulta increíble que el presidente de solace en los esfuerzos de los migrantes para enviar dinero a sus familias, pues son ellos los que alivian su economía y no la administración de la economía nacional, la cual si es su responsabilidad.

El fenómeno resulta, inclusive de interés para investigar la razón de tanto dinero enviado a México, porque se hace en un momento de alto desempleo en la Unión Americana. Hay quien piensa mal y ve la salida de capital del crimen organizado de los Estados Unidos a nuestro país.

La historia de millones de migrantes esforzados enviando todo el dinero posible no es tan creíble si no hay lugares donde los empleen. Eso sí, el envío y recepción de remesas no es tan fiscalizado como las transacciones electrónicas dentro del territorio nacional, lo que hace más sencillo el tráfico de capitales.

Más allá de estas especulaciones que buscan dar una explicación más al fenómeno que ha roto todos los análisis económicos, es preciso señalar que Guanajuato sigue siendo el tercer estado con más ingresos por remesas, acumulando mil 720 millones de dólares, poco menos del 10 por ciento nacional.

Los primeros lugares en aceptación de remesas son Jalisco y Michoacán. Lo interesante de este último informe es que Jalisco ya es el estado con mayor recepción del dinero que se envía de Estados Unidos a México, en su mayoría por transferencia electrónica. En el semestre acumuló 2 mil 10 millones de dólares, por mil 950 millones del estado de Michoacán, estado que por años fue el líder en recepción de divisas.

Estos tres estados: Jalisco, Michoacán y Guanajuato, son el gran triángulo de oro de las remesas.

En el orden internacional, México, de acuerdo con datos del Banco Mundial, ocupa el tercer lugar como receptor de remesas. En el 2019 recibió 38,5 mil millones de dólares por este concepto, el segundo y primer lugar son China e India respectivamente. En el primer semestre de 2020, bajo las condiciones severas que impone la pandemia, el país ya recibió la mitad de lo tomado el año pasado. Increíble.

Sólo como datos adicionales a la cuestión de las remesas, la pandemia y el desempleo entre migrantes en la Unión Americana, el desempleo en esa nación afectó a todo grupo poblacional, pero los migrantes no sólo resintieron una mayor tasa de desocupación, sino que se intensificó en las mujeres, según informó en julio el Instituto de Política Migratoria (MPI, por sus siglas en inglés).

Además, precisa que los migrantes de origen latino ocupados en servicios, transporte, construcción y campo, son los más afectados por la pandemia. En total, un millón 455 mil 367 empleos se perdieron de enero a mayo entre esa población, 720 mil 535 entre hombres y 734 mil 832 entre mujeres. Aunque la tasa de desempleo entre varones bajó a 13.9 por ciento, 21.1 por ciento de mujeres están desempleadas.

En este escenario el único dato disruptivo es el dado por el Colegio de la Frontera Norte: “Cinco de poblaciones vulnerables al Covid-19”, donde cita que los Estados Unidos emitieron más visas de trabajo en la pandemia para trabajadores mexicanos destinados al agro. La necesidad de mantener su producción alimentaria. Entre octubre de 2019 y febrero de 2020 los mexicanos obtuvieron 56 mil visas para trabajar en el campo estadunidense, lo que representa 13 por ciento más respecto del mismo periodo del año fiscal anterior. En marzo, se dieron 24 mil visas más.

A este factor debe sumarse otros datos, entre 2019 y 2018 bajó en 2.24 por ciento el número de migrantes mexicanos trabajando en Estados Unidos, conforme a datos del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos, pues había 7.3 millones de trabajadores registrados el año pasado frente a 7.5 millones del 2018.

En los Estados Unidos, entre mayo y junio de este año, más de 30 millones de trabajadores pidieron subsidio de desempleo.

El gran misterio de las remesas.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario