Serpientes y Escaleras

Pavlovich se queda en Sonora

Bajo el razonamiento de que “los gobernadores deben concluir su mandato porque si no le incumplen a su pueblo”, Claudia Pavlovich, la única mujer gobernadora del país, declinó la posibilidad de ir a buscar la dirigencia nacional del PRI como secretaria general en fórmula con el doctor José Narro Robles, y decidió quedarse a terminar su gestión al frente del Ejecutivo estatal de Sonora que concluye en 2021.

Luego de que la mandataria sonorense fuera invitada por Narro Robles a ser su compañera de fórmula, con quien se dejó ver ayer en un café de la Ciudad de México, se desató en medios locales y nacionales la versión de que dejaría la gubernatura y hasta hubo especulaciones sobre quién podría ocupar el cargo de manera interina en Sonora. Pero anoche mismo, fuentes allegadas a Pavlovich confirmaron a esta columna que “aunque consideró la invitación, su responsabilidad como gobernadora era mayor y se queda a concluir su sexenio”.

Pavlovich enfrenta una situación complicada en su estado, luego del enorme avance de Morena en las pasadas elecciones federales donde su partido, el PRI, perdió las 7 diputaciones federales y las dos senadurías de mayoría, además de perder también la mayoría del Congreso local, que quedó en manos de la alianza Morena-PT-PES y las principales alcaldías del estado como la capital Hermosillo, Cajeme, Guaymas, Nogales, Navojoa y San Luis Río Colorado. Morena gobierna en estos momentos a 86% de los sonorenses como resultado del ‘tsunami’ lopezobradorista que arrasó al priismo, a la gobernadora y al grupo político de Manlio Fabio Beltrones en los comicios de julio de 2018.

De hecho, la entidad sonorense está en la mira de varios políticos de Morena que ya han expresado sus aspiraciones para las elecciones de gobernador en 2021. El más aventajado es sin duda el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del gobierno federal, Alfonso Durazo Montaño, quien mantiene una fuerte presencia en el estado e incluso tiene ya redes de apoyo morenistas que trabajan para su eventual candidatura. También la titular de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara, ha expresado su interés en ser candidata de Morena.

Sumado a lo político, la inseguridad en el estado se ha agravado. Hermosillo figura entre las 50 ciudades más inseguras del país, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y varias zonas del estado, como Ciudad Obregón, son escenario de una disputa entre cárteles del narcotráfico como el de los Salazar, célula del Cártel de Sinaloa, y el Jalisco Nueva Generación, por el control del tráfico de drogas en las principales plazas urbanas y en la amplia frontera sonorense con Estados Unidos.

Así es que con todo eso, se entiende que Claudia Pavlovich se la haya pensado dos veces y no escuchara el canto de las sirenas que la invitaba a dejar el tiradero en Sonora y a buscar una posición partidista en una elección interna del PRI que aún genera más dudas que certezas. Después de haber sido la estrella rutilante del priismo nacional, cuando de la mano de su mentor Beltrones, derrotó contra todo pronóstico en 2015 al aparato del panista Guillermo Padrés y se convirtió en la única gobernadora en una República dominada por los mandatarios hombres, hoy Pavlovich tendrá que quedarse a tratar de recomponer lo que se pueda y a buscar que su partido enfrente con dignidad lo que pudiera ser otro nuevo tsunami morenista y lopezobradorista en los comicios estatales de 2021.

Capicúa de los dados. Se lanzan de nuevo.