Serpientes y Escaleras

Negocian “pena mínima” en caso Odebrecht

En un par de semanas podría conocerse la acusación formal de la PGR a Emilio Lozoya Austin, ex director de Pemex, y a otros implicados por haber recibido sobornos de la constructora Odebrecht. Las autoridades mexicanas han documentado el pago de 18 millones de dólares depositados en 2012 a diversas cuentas relacionadas con el ex funcionario y preparan ya la consignación penal para Lozoya y también para algunos de los directivos de la compañía brasileña que reconocieron haber entregado esas cantidades a cambio de un trato preferencial de la petrolera mexicana.

La acusación por la que la PGR consignará el expediente es por “cohecho” contra Lozoya y los directivos brasileños. La pena máxima, cuando el monto del soborno exceda los 500 mil días de la “unidad de medida y actualización” cuando se cometió el delito —en este caso el salario mínimo vigente en 2012—, es de 2 a 14 años de cárcel y de 100 a 150 días multa.

Sin embargo, según fuentes de la Procuraduría, se estaría en estos momentos negociando con Lozoya y los otros implicados para que devuelvan el monto de los sobornos, a cambio de que se les aplique la “pena mínima” que podrían ser dos años de cárcel. Las mismas fuentes confirman que el ex director de Pemex solo ofrece devolver 8 millones de dólares que reconoce haber recibido en cuentas ligadas a familiares, a cambio de que las autoridades le otorguen el beneficio de la “pena mínima”.

Según el Código Penal federal, en su artículo 222, cometen el delito de cohecho: “I. El servidor público que por sí, o por interpósita persona solicite o reciba ilícitamente para sí o para otro, dinero o cualquier beneficio, o acepte una promesa, para hacer o dejar de realizar un acto propio de sus funciones inherentes a su empleo, cargo o comisión; y II. El que dé, prometa o entregue cualquier beneficio a alguna de las personas que se mencionan en el artículo 212, para que haga u omita un acto relacionado con sus funciones, a su empleo, cargo o comisión”.

Por eso además de Lozoya serían acusados ex directivos de Odebrecht como Olivio Rodrigues Júnior, quien según Mexicanos contra la Corrupción, que tuvo acceso a un expediente del Ministerio Público de Brasil, fue el responsable de transferir 3.1 millones de dólares entre abril y junio de 2012 a una cuenta ligada a Lozoya, coordinador de vinculación internacional del entonces candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto. También serían inculpados por la PGR Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva, los tres altos exfuncionarios de Odebrecht cuyas declaraciones están contenidas en el proceso penal 6655, radicado en el Supremo Tribunal de Brasil, y que dijeron haber hecho varios depósitos entre 2012 y 2014 a empresas fachada a través del banco Meinl Bank, a firmas como Zecapan S.A. y Latin America Asia Capital Holding LTD, que —de acuerdo con los testimonios— fueron indicadas por Lozoya para realizar los depósitos.

Las fuentes de la PGR confirman que la negociación continúa y se tiene previsto que en dos semanas se proceda penalmente y se consigne el expediente ante un juez para solicitar las órdenes de aprehensión contra el exdirector de Pemex y demás implicados. Veremos cuánto logran devolver de los 18 millones de dólares que según las autoridades fueron pagados de sobornos y si efectivamente les conceden una pena “mínima” a los acusados en el mayor escándalo de corrupción en América Latina y que en otros países ha llevado a la cárcel a presidentes en funciones, ex presidentes, ministros y secretarios de Estado. ¿México se conformará con la “pena mínima”?

NOTAS INDISCRETAS… Entre aplausos a su candidato perdedor Ricardo Anaya y un reconocimiento a su “valiente y brillante” campaña, el Consejo Nacional del PAN dejó más dudas que certezas sobre quién será el nuevo dirigente del panismo y cuál es el futuro para ese fuerza política y si se logra mantener unida. Y es que aunque Marko Cortés intenta deslindarse de Anaya, los panistas saben que es el “delfín” del grupo anayista, mientras otros aspirantes como Rafael Moreno Valle, Roberto Gil y José Luis Preciado insisten en evitar la continuidad del grupo que perdió las elecciones y que entre Anaya y Zepeda se queden con todo. Veremos qué tan azules los tienen los panistas…Los dados mandan Escalera doble. Bien empieza la semana.