Serpientes y escaleras

El cortejo de AMLO en la Corte

Tras su compromiso público, del acto en el que fue declarado presidente electo, de que “no seré un poder sobre los otros poderes” y que no les va a enviar ni “palomas mensajeras ni halcones” al Legislativo y al Judicial, Andrés Manuel López Obrador llegó ayer a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para iniciar el diálogo formal con el único de los tres poderes en donde no tiene hasta ahora un control absoluto.

El futuro titular del Ejecutivo saludó afectuosamente a los 11 ministros y éstos le respondieron con amabilidad y cortesía, a pesar de que durante las campañas hubo roces, declaraciones y discursos desde críticos hasta lapidarios del ahora mandatario electo, quien cuestionó que “en la Corte no hacen nada”, además de señalar constantemente los altos salarios de sus integrantes.

Pero ayer todo eso quedó atrás: “Respeto la separación de Poderes”, dijo López Obrador tras su encuentro en la sede de la Corte. Y la foto que subió después a sus redes sociales daba cuenta de eso, con los 11 ministros con caras sonrientes, el ministro presidente, Luis María Aguilar, a la derecha del presidente electo y a la izquierda la exministra y futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien junto con Julio Scherer, futuro consejero jurídico de Presidencia, fueron los dos únicos acompañantes de AMLO.

A su llegada al edificio de la Corte, el presidente electo y sus acompañantes fueron recibidos primero en privado por el ministro presidente, Luis María Aguilar, con quien conversaron por casi media hora, y luego pasaron al desayuno en el salón donde esperaban el resto de ministros. Tras desayunar lo llevaron a un recorrido por el Pleno de la Corte y, especialmente, Andrés Manuel mostró interés por conocer el retrato original de Benito Juárez, que es el óleo pintado por Tiburcio Sánchez en el siglo XIX y del cual López Obrador tiene una copia en su despacho de su casa de campaña.

Veremos si el ‘cortejo’ de ayer en la Corte termina con las tensiones entre el futuro presidente y el Poder Judicial vividos; si Andrés Manuel López Obrador —que ya tiene ‘gallo’ para la próxima renovación de la presidencia de la SCJN en la persona del ministro Arturo Zaldívar— cumple su promesa de respeto y separación al importante papel que juega la Corte y el Poder Judicial y si eso significa que desiste o insiste más adelante en su proyecto futuro de desaparecer a la actual Suprema Corte para crear el Tribunal Constitucional.

Congelan ‘fideicomiso de Morena’ en el Tribunal. Aunque todo estaba listo el miércoles pasado para que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación votara el dictamen del recurso de Morena SUP-RAP-209/2018, en el que solicitan la revocación de la multa de 197 millones de pesos que les impuso el INE por la operación irregular a través el Fideicomiso para los Damnificados del Sismo constituido por ese partido, extrañamente el asunto fue bajado de la orden del día esa misma mañana y enviado a una especie de “limbo” en el que nadie sabe cuándo será resuelta la queja del nuevo partido gobernante.

La decisión de posponer la votación coincidió curiosamente con una nota en primera plana de El Universal, en la que la periodista Carina García anticipaba que la ponencia del magistrado Reyes Rodríguez Mondragón, que se votaría en la sesión de ese miércoles, iba en el sentido de revocarle la multa a Morena impuesta, bajo el argumento de que “el INE no ahondó lo suficiente en las investigaciones sobre el destino final de los recursos de ese fideicomiso”, lo que equivalía en los hechos a devolverle el asunto a los consejeros electorales y exonerar de cualquier pago o acusación de irregularidad al partido del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien previamente había calificado la multa del Instituto Electoral como “una venganza”.

En los pasillos del Trife aseguran que al conocerse la publicación de El Universal, el magistrado Reyes “se enojó y se angustió” y pidió más tiempo para analizar el asunto, ante el temor de que se interpretara, el mismo día que se le entregaría la constancia de mayoría y declaratoria de presidente electo, como “un favor” del Tribunal electoral a López Obrador. Tras el nerviosismo del ponente, la magistrada presidenta, Janine Otálora, quien ya había cabildeado con su grupo un voto mayoritario para el fallo que liberaba a Morena de pagarle los 197 millones de pesos al INE, dio la instrucción de que “nadie hable del tema” y que se pospusiera “hasta nuevo aviso”.

Todo a pesar de que el 2 de agosto en reunión privada, los magistrados ya habían analizado el caso y había un acuerdo de la mayoría para que se subiera en la orden del día y se votara en la sesión del 3 de agosto, previo a la declaratoria del presidente electo. Hoy el tema se encuentra “guardado” y se prevé que se le hagan “ligeras modificaciones” antes de que vuelva a ser presentado, aunque no hay fecha definida.

A reserva de que se conozca el fallo del Tribunal Electoral al recurso de Morena y los tiempos en los que éste se resuelva —todo indica que irá en sentido favorable al nuevo partido gobernante— será interesante ver cuánto tiempo le lleva a los actuales magistrados resolver el caso más grave de financiamiento ilegal documentado y sancionado por el Instituto Nacional Electoral en las pasadas elecciones presidenciales. Si lo resuelven en las próximas semanas será un tiempo récord en ese tipo de impugnaciones relacionadas con financiamiento ilegal a una campaña o a un partido político ya sea con recursos públicos o privados.

Toda proporción guardada, porque los montos y cantidades de dinero no se comparan, pero sí los depósitos de dinero según el INE, a los magistrados electorales anteriores investigar y resolver el Pemexgate les llevó casi tres años, marzo de 2003, para dar su fallo final de la histórica multa de mil millones de pesos al PRI. Y resolver el caso Amigos de Fox llevó hasta mayo de 2004. Incluso el caso Monex, de financiamiento ilegal con tarjetas monetarias en la campaña de Peña Nieto en 2012, tardó tres años en resolverse con una exoneración al PRI en febrero de 2015.

¿Romperán ese record los magistrados electorales actuales resolviendo el caso del Fideicomiso de Morena en apenas unas semanas? De ser así salieron mejores investigadores no sólo que sus antecesores, sino que el mismísimo Sherlock Holmes.

Notas indiscretas…

A riesgo de spoilear, les adelantamos cómo terminará la telenovela que nos mantuvo en vilo todo el sexenio. Los protagonistas han tomado rumbos distintos y la distancia que ya habíamos visto en capítulos anteriores se mantiene con un “acuerdo civilizado” en el que ella acude en fechas y eventos con previo aviso. En las últimas entregas vimos como ella vacacionaba plácidamente recorriendo Europa con sus hijas y celebrando en el viejo continente su cumpleaños en los primeros días de agosto lejos de él, que también celebró el suyo con amigos en paradisiacas playas en la última semana del mes pasado. Los que siguen de cerca esta trama nos adelantan que una vez que termine la temporada los dos tomarán rumbos distintos; ella tal vez se quede a vivir en tierras europeas, en una casa de la Toscana, de muy reciente adquisición, y él tal vez salga por un tiempo del país para volver después a su estado natal donde planea radicar entre sus casas del municipio donde nació y el fraccionamiento donde juega golf en el lugar. Todo siempre en muy buenos términos, al menos hasta este final. En los últimos capítulos nos iremos enterando de algunas novedades; por ejemplo, de una casa en Hollywood que la protagonista compró para que viviera la mayor de sus pequeñas mientras cumple sus sueños de actriz. En fin, que la telenovela que comenzó hace seis años como una bella historia de amor, que luego sufrió los altibajos de una trama por momentos tensa cuando aparecieron los “palacios blancos” y otros problemas e infidelidades, llega a su final. ¿Habrá segunda temporada?… La Secretaría de la Función Pública puso fin a rumores sobre la supuesta inhabilitación al comunicador Carlos Olmos Tomassini, a quien se menciona en el próximo gobierno morenista, al señalar con un documento oficial que nunca ha habido ni existe inhabilitación alguna en contra del exvocero del Senado y de la Secretaría de Salud. La Dirección General de Responsabilidades y Situación Patrimonial de la Función Pública emitió la constancia correspondiente mediante el oficio CIP/0674993/2018, donde se señala lo anterior, así que quienes soltaron ese rumor se quedaron con un palmo de narices… Los dados mandan Doble Serpiente. Semana de contrastes.