Nayeli García

Irapuato.- La falta de agua no sólo es un problema del campo y los agricultores, la carencia del vital líquido ya se empieza a sufrir en algunas colonias, en donde han tenido que comprar pipas para poder llenar sus cisternas y poner realizar sus actividades básicas de limpieza.

Tal es el caso de la colonia Flores Magón Sur, en donde desde hace más de una semana, el agua llega a cuentagotas y las cisternas no han podido llenarse.

Doña Esperanza se dio cuenta hace dos días de que su cisterna estaba vacía, cuando escuchó que la bomba del agua duró bastante tiempo encendida, al revisar qué estaba sucediendo, abrió la tapa del aljibe y vio que ya no tenía reserva de agua.

Lee también: Golpea sequía a agricultores y ganaderos; desesperan lluvias que no llegan

Salió y preguntó a los vecinos si a ellos sí les llegaba el agua; pero tampoco les había llegado a ellos. Incluso, una de las vecinas comentó que ella había comprado una pipa de agua para rellenar su cisterna, pues no tuvo agua un par de días.

Antonio Ibarra, otro de los vecinos, comentó que ya realizó el reporte a la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Irapuato (Japami) y le dijeron que habían apagado el pozo y aunque a veces lo encendían, el agua de todas formas no llegaba a todas las colonias.

Y es que ni la presión ni el tiempo que dura encendido es suficiente para satisfacer la demanda de agua de la colonia, en donde los más afectados son aquellos que no tienen cisternas, pues tienen que esperar a que llegue el agua para llenar cubetas y botes para la limpieza básica de la casa.

LC