Daniel Moreno    

Apaseo el Grande.- Presionados por la sequía y el costo del maíz, ganaderos de Apaseo el Grande pronostican que al final del año el precio de la leche de vaca subirá entre 3 y 4 pesos el costo final al consumidor.

José Manuel Oliveros Ibarra presidente de la Asociación Ganadera de Apaseo el Grande señaló que el maíz ha pasado de los 4.80 pesos el kilo a los 7 pesos y se trata de uno de los alimentos más importantes, no sólo para el ser humano sino también para casi todos los animales de crianza, ya que se les alimenta con este grano.

Además en este municipio están dedicados principalmente a la crianza de ganado bovino y caprino.

Fotos: Martin Rodríguez     

Otro asunto preocupante es la sequía que ha impactado en la presa Ignacio Allende lo que disminuye la cantidad de producción de alfalfa en esta zona de San Miguel Octopan, San Juan de la Vega y comunidades vecinas, porque no hay agua suficiente para regar todas las parcelas que producen forrajes. Además quienes buscan continuar la producción, usan agua de pozo que resulta más cara, lo que sube el precio de la alfalfa.

Esto deriva en que los ganaderos tengan que actualizar sus precios y este es un proceso que puede tardar entre 4 y 5 meses. Oliveros Ibarra aseveró que a diferencia del precio de la carne que fluctúa a veces hacia arriba o a veces hacia abajo, la característica de la leche es que una vez llega a un precio, ya no baja.

“Por consecuencia tal vez el año que entra la leche en vez de valer 12 pesos te va valer 15 o 16 pesos tal vez al público en general se refleje en cuatro o cinco meses, pero es un hecho que para el final del año va a estar muy apretada”.

José Manuel Oliveros Ibarra, presidente de la Asociación Ganadera de Apaseo el Grande

A partir de la leche hay otros derivados como queso, yogurt, dulces y otros que también se encarecerán dijo el representante ganadero, quien también manifestó que por ejemplo al productor de Apaseo el Grande, empresas como liconsa le compran entre 7 y 8 pesos el litro de leche, mientras que los lecheros que reparten de forma personal, lo venden alrededor de 12 pesos. Sin embargo, en otros lugares como Celaya, el litro de leche de vaca y el de cabra pueden costar hasta 17 pesos.

José Manuel Oliveros expesó que lo más común es que muchos pequeños productores no aguanten los costos y quebrarán, en ocasiones solo de forma temporal hasta que junten capital para volver a intentarlo.

LC