Cuca Domínguez

Salamanca.- El líder cebadero del estado, José Luis Nieto Montoya destacó que la falta de agua en las presas es desafortunada, porque se dejarán de cultivar entre 70 mil y 80 mil hectáreas.

Aseguró que esta situación para los campesinos se debe al mal manejo del agua de las presas, “lo que nos ha traído más temas económicos por un lado; por otro lado al no haber agua se ha dejado de trabajar en una gran superficie de tierras de cultivos y (…) en lo único que ha ayudado es a disminuir los robos a los agricultores”, dijo.

“Como no se está sacando la maquinaria porque las tierras no se cultivarán, eso ha evitado que nos sigan robando; la inseguridad sigue en el estado; los asesinatos de alto impacto se siguen registrando; es poca la gente que sale, los pocos que han podido sembrar con agua de pozos, y eso ha ayudado a que baje la incidencia de asaltos o de robos de vehículos (…)”, manifestó.

Nieto Montoya aseguró que el sector agrícola no cuenta con ningún respaldo, “no hay nada de seguridad, no podemos hacer una llamada de auxilio (…) porque tardan más de una hora en contestar si es que contestan”, precisó. Dijo que la pandemia también ha ayudado a que baje la incidencia delictiva en este sector, sin embargo los agricultores no han bajado la guardia ante la enfermedad.

LC