DIAGNÓSTICO. Dijo ayer el secretario de Seguridad Pública de León, Mario Bravo en el noticiero radiofónico En Línea, que de un año y medio a la fecha, el gobierno de León ya tiene una base de datos confiable de las personas que han sido reincidentes en la comisión de delitos y que esa base no se tenía.

RECUERDOS. Bravo Arrona llegó en julio de 2019 al cargo que ahora ostenta en sustitución de Luis Enrique Ramírez Saldaña, quien implementó el modelo que diseñó el consultor Bernardo León Olea y que representó un gasto de no menos de siete millones de pesos para el gobierno de López Santillana al final del primer trienio y primer arranque del segundo que empezó en 2018.

BINOMIO. Si lo que dice el secretario de Seguridad es cierto, entonces ese gasto fue poco menos que inútil e inservible y así lo tomaron tanto Sergio Contreras, regidor del anterior Ayuntamiento leonés por el Partido Verde y Carlos Medina, primer síndico de ese Ayuntamiento.

DARDO. “Escucho al secretario de Seguridad de León decir que hasta hace año y medio lograron tener la base de datos para hacer eficiente su función. Pues entonces nos mintieron la pasada administración en reiteradas ocasiones”, escribió Contreras en su cuenta de Twitter mientras citaba al priista Salvador Ramírez Argote y al propio Medina.

COMPLEMENTO. “Y qué decir. Nadie es profeta en su tierra. Siguen sin entender que la seguridad se construye con la sociedad y desde lo local”, le respondió Medina Plascencia a Contreras.

AUTOGOL. En ese análisis el que más mal parado queda es el propio alcalde, pues con todas sus letras, su secretario de Seguridad descalifica lo que ocurría antes de su llegada en el gobierno leonés.

NORMAL. Contreras la tomó al vuelo y tiene razón en la lógica que plantea Bravo Arrona. Y bueno, Carlos Medina también pone de su cosecha porque él fue uno de los críticos más implacables de Ramírez Saldaña, pero su crítica es finalmente al gobierno de López Santillana. Nada nuevo bajo el sol. Lo hizo abiertamente en su momento.

EL BRONX. De hecho, Contreras, Ramírez Argote y Medina conformaron un tridente que ha sido hasta ahora el contrapeso más duro de los más de cinco años de gobierno de López Santillana.

LOPEZ SANTILLANA: VAPULEADO POR LOS DE CASA

PARTIDA DOBLE. En otras palabras, el alcalde leonés no necesita críticos desde afuera de la administración. Lo tuvo en la persona del síndico leonés y lo tiene ahora (bajita la mano) encarnado en el secretario de Seguridad en turno.

EN PLATA. Finalmente, Mario Bravo, enviado directamente por el gobernador Diego Sinhue Rodríguez a rescatar en junio de 2019 la seguridad en manos de Ramírez Saldaña, que dilapidó la confianza que le dio López Santillana, representa el golpe de timón que dio el ejecutivo en León.

SALDO. Ramírez Saldaña se fue por la puerta de atrás, dejando una secretaría en el desorden, con un compadre que hizo y deshizo a su antojo y echando por la borda un modelo de seguridad que se trabajaba conjuntamente con una mesa ciudadana en donde predominaban organismos empresariales.

GRITOS Y SOMBRERAZOS. Mario Bravo, con el manto protector de Rodríguez Vallejo, desmanteló ese vínculo que ataba a la secretaría leonesa y la obligaba a rendir cuentas a una agrupación social, mientras reñía con el fiscal Carlos Zamarripa.

DE PLANO. Por eso el secretario de Seguridad, sin tapujos, puede criticar lo que se hizo antes de que él llegara, aunque eso implique raspar al alcalde leonés. Eso -aquí y en China- implica reconocer que el modelo anterior fracasó y que por eso hoy la ruta es distinta.

CERRANDO LA PINZA. De facto, en León, el gobernador tomó el control de la seguridad. Por eso Bravo Arrona trabaja con sintonía con la Fiscalía cuyo titular está feliz de no tener que comparecer cotidianamente ante una mesa de seguridad para ser vapuleado un día sí y otro también.

 LA DEL ESTRIBO…

Y si el sentido común pone la duda sobre la realización de la Feria de León 2021 -aun cuando se difiera para febrero-, la razón, los especialistas y el magisterio también tienen dudas de que se dé un regreso a clases presenciales a partir del primer trimestre del año entrante.

Ya algunas voces en el magisterio han objetado la intentona oficializada por el propio gobernador, con el argumento de que tiene que haber garantía para cuidar a profesores y profesoras, sobre todo a aquellos que pertenecen a la población vulnerable.

El director del Hospital de Alta Especialidad del Bajío, Juan Luis Mosqueda ha comentado que pensar en el regreso a clases presenciales en las aulas sería un desastre y tiene que pensarse en un entorno distinto.

Pensar en espacios ventilados puede ser factible en algunas instituciones, sobre todo privadas, pero la práctica no puede generalizarse. No se trata de ver el lado negativo pero nada fácil será articular una estrategia que sume y deje contentos a todos.

LOS EMPRESARIOS Y LOS IMPUESTOS: DEL NEGRO AL BLANCO EN CUATRO AÑOS

Al recrear las posturas que se tenían hace exactamente cuatro años en la relación del sector empresarial y el gobierno del estado, nos queda claro cómo es que se ha modificado el tono de la misma.

No solo se eliminaron las tensiones sino que aparecieron las coincidencias. Ahora, es factible que el exdirigente de los empresarios aparezca en el elenco de candidatos del PAN en el 2021.

Hace cuatro años, el entonces gobernador Miguel Márquez estallaba contra el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial de León, Gustavo Guraieb y emplazaba a los empresarios de Guanajuato a colaborar con el Fideicomiso de Seguridad que se iba a conformar con integrantes del sector privado de León, Irapuato, Celaya y Salamanca y el gobierno estatal.

“Si no quieren el fideicomiso, nos llevamos el dinero a otro municipio”, decía el ejecutivo estatal en una entrevista donde le preguntaban por las resistencias de la dirigencia en León del Consejo Coordinador Empresarial ante la solicitud de aportación al Fideicomiso de Seguridad.

El gobierno del estado se había comprometido a aportar 50 millones para la inversión en proyectos de capacitación en los municipios de Irapuato, León y Celaya.

Pero los empresarios se resistían una y otra vez. Uno de los argumentos que sostenían algunos líderes empresariales era que no querían convertirse indirectamente en los validadores de políticas públicas del gobierno marquista.

“Los más de dos mil 300 millones de pesos anuales que aportamos por concepto de impuestos a nóminas, que precisamente aceptamos hace ya diez años, bajo la condición de que se utilizara también para proyectos de beneficio social, los cuales, sabemos, contribuyen significativamente con la reducción de la pobreza y de la violencia”, decía Guraieb.

Y mire hoy el cambio drástico de la postura empresarial que aceptó el incremento en 0.7% en el impuesto a la nómina para el Ejercicio Fiscal 2021 y que ha cerrado filas con el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

La coyuntura es importante, el PAN-gobierno y el sector empresarial saben que la 4T es una amenaza para ambos y actúan en consecuencia. Por eso José Arturo Sánchez Castellanos está en la lista de prospectos panistas para San Lázaro en 2021.

LA ALIANZA FEDERALISTA, A LA OFENSIVA; DIEGO, QUIETECITO

Mientras el bronx de la Alianza Federalista que integran Enrique Alfaro y Javier Corral, gobernadores de Jalisco y Chihuahua, se lanzaba duro y tupido contra la 4T por el tema del pacto fiscal y el vecino gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco presentaba una controversia constitucional en la Suprema Corte en protesta por la desaparición de 109 fideicomisos, el guanajuatense Diego Sinhue Rodríguez Vallejo permaneció en casita.

Muy a su estilo y su gusto, Rodríguez Vallejo opta por el bajo perfil en esos lances de sus homólogos, en los que no es ninguna casualidad que no aparezca en la vanguardia, articulando los obuses en contra del gobierno federal.

Corral y Alfaro hablaron en un foro con la organización ‘Podemos México’ del escenario latente de que los estados que integran la Alianza abandonen el pacto fiscal si el presidente Andrés Manuel López Obrador se niega a aceptar un nuevo esquema de distribución de recursos.

Cuestionaron las decisiones de López Obrador que en el último año le han permitido concentrar más poder, decisiones y recursos en detrimento de entidades y municipios de estos diez estados que solo han tenido que apechugar y ejercer su derecho de pataleo.

Los dos mandatarios estatales dijeron también que este discurso tiene que ser bandera de campaña de los próximos candidatos a gobernador y diputados federales en las elecciones del año entrante.

En otras palabras, ellos mantienen la guardia arriba y por pertenencia a esa Alianza Federalista, Diego Sinhue suscribe los reclamos, aunque hasta ahora, en la generalidad de los pronunciamientos y acciones, el mandatario guanajuatense prefiere estar en la segunda línea.

No sabemos si no ser quien directamente cuestiona en foros nacionales y mediáticos, le sirve para mantener un canal de comunicación con Palacio Nacional. Por lo pronto, se siente más cómodo con ese estilo.

Ya veremos si en los siguientes meses y ante la esperada negativa del gobierno federal a las demandas de la Alianza, Diego Sinhue va ‘hasta donde tope’ con acciones más radicales o pinta su raya.