1.- Segundo año con endeudamiento

Héctor Salgado Banda

La lógica de que la sábana resulta corta y no alcanza para cubrir las necesidades públicas, es válida porque existen los viejos problemas, nuevos y necesidades de los grupos que arriban al poder. El quid entonces en la administración pública resulta la capacidad de utilizar lo que tiene, a fin de atender el “paquete” de las necesidades y los planes bandera; tomar prestado es posible, pero debe de pagarse.

Al gobernador Diego Sinhue Rodríguez, le autorizaron en comisiones del Congreso Local, la solicitud de deuda pública por 5 mil millones de pesos, que servirá para cubrir un déficit del paquete económico en 2021, es decir, gastar más que los recursos que recibirá la entidad, y pagarlos en 20 años. El plan de financiamiento del secretario de Finanzas, Héctor Salgado Banda, trascenderá los tres sexenios, haciendo del mandato del Ejecutivo Local, algo histórico.

La autorización fue por mayoría, la bancada de Morena, por medio del diputado, Raúl Márquez Albo, rechazó el adeudo, pues se pagarán 9 mil millones de pesos por los servicios de la deuda. Se dio luz verde también a las leyes de ingresos por la cantidad por 84 mil 280 millones de pesos, y la de egresos por 89 mil 298 millones. El déficit.

2.- Fantasmas en la UG

Luis Felipe Guerrero Agriíno

Parece ser regla en la Universidad de Guanajuato (UG) el manejo dudoso y opaco de los recursos públicos. Anteriormente Correo ha documentado excesos en la asignación de recursos a los sindicatos, sin transparencia plena o justificación a los privilegios en la casa de estudios. Ahora, se sabe que el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, dio vista a la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción de que las autoridades de la UG han contratado a empresas que el SAT tiene detectadas como Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS) o “fantasmas”.

Los hallazgos del Comité revelan que la institución bajo la rectoría general de Luis Felipe Guerrero Agripino, habría realizado contratos con 38 empresas de este tipo, que le facturaron por 3 millones 850 mil pesos. Una de ellas destaca por encima del resto: Medical & Technical Books, S.A. De C.V., a la cual se le pagó 2 millones 122 mil 374 pesos por mil libros de educación especializada. Ahora se espera saber qué libros fueron esos y dónde están, los cuales costaron en promedio 2 mil pesos cada uno. La empresa está catalogada por el SAT en su lista negra por operaciones simuladas.

Si bien el ejercicio se ha venido desarrollando desde hace seis años, la actual administración de Guerrero Agripino también incurrió en la praxis cuestionada. El Observatorio Estatal Ciudadano se ha sumado en las denuncias al ejercicio, pues considera que en todo esto hay víctimas claras: los contribuyentes.

3.- Precandidatos en operación

Libia García Muñoz Ledo

La selección de abanderados en el PAN se ha vuelto un galimatías, porque los suspirantes están aguzando la imaginería para quedar en las listas de competencia o en un lugar en cualquiera de los tres poderes. El ejemplo: Ya se tenía planilla única con mujer a la alcaldía de León e irrumpió la diputada Libia García Muñoz Ledo para reclamar esa posición. Si Libia no quiso diputación federal ¿qué querrá para bajarse? Respuesta revelada, magistratura en el STJE o lugar en gabinete estatal.

De último momento, al PAN de Román Cifuentes, se le pasó consigna de dar candidatura, no buscarle, a Fernando Torres Graciano. Lo quieren en el Congreso Local debido a sus virtudes públicas, sin olvidar sus vicios privados, que servirían al mandatario del estado.

En Silao, el alcalde panista Antonio Trejo Valdepeña, después de recibir la negativa a su deseo de reelegirse, trabajó con Jorge Galván a fin de vigorizar e imponer a uno de los suyos. Inscribieron a Alejandro Peña Gallo, aspirante de candidatura a la alcaldía. Sólo le dieron la vuelta…

El que porfía logra candidatos. El extricolor, Francisco Arroyo, nuevo señor del naranja estatal -Movimiento Ciudadano-, no ha necesitado la imaginería para cazar candidatos, pues sólo estira la mano y jala. Para la alcaldía de Irapuato tomó a Francisco Martínez, antes paseado por el exalcalde Sixto Zetina para esa posición por el PAN. A la alcaldía de Celaya, se agenció del exprocurador y excandidato a la gubernatura por el Verde, Felipe Camarena, un ganoso de competencia.

De la Valija. Hipótesis y sus razones

La clásica para la ocasión, debido a sucesos en el IEEG en el proceso 2020-2021. “Cuando el río suena, agua lleva”, porque se están tomando acuerdos que se asocian para satisfacer el deseo onírico del consejero presidente, Mauricio Guzmán Yáñez: ocupar una banca de magistrado en el Tribunal Estatal Electoral de Guanajuato (TEEG). Para lo cual se especificó tendrían que cumplirse varios supuestos para la posibilidad.

Quitar a Bárbara Navarro de la Secretaría Ejecutiva del IEEG, “acción” que se satisfizo en la sesión del 14 de diciembre con “empujón citado”. Segundo, Mauricio Guzmán propondría en lugar de Navarro a la exconsejera, Indira Ramírez Rodríguez –conocida de la burocracia- para que el presidente tenga manga ancha para su entrega al nuevo orden que determina las magistraturas. Tercero, la prueba de fuego de su traspaso: apoyar al rojo marrón para corrija sus graves deficiencias.

El último rasgo, Morena obtuvo la tercera oportunidad a fin de cumplir lo que le mandata la norma en materia electoral para seleccionar a sus candidatos. Mauricio Guzmán, en calidad de defensor de oficio, “pidió” el tercer chance; si hay duda al respecto, ahí está Magaly Segoviano.

Elvira Paniagua Rodríguez

La alcaldesa que niega en su partido lo que hace tres años demandó para ella, está dejando en La Cajetera menuda bomba social, política y financiera, aseguran sus coterráneos. Habría firmado un convenio con la empresa Kansas City Southern (KCSM) para cerrar el paso, ni más ni menos, a la popular avenida Irrigación, a cambio de autorizaciones para construir un puente y trabajos de drenaje sobre el paso de las vías que tiene bajo su concesión la ferroviaria.

Elvira Paniagua Rodríguez, presidenta municipal de Celaya, emulando a Antonio López de Santa Anna en San Jacinto, firmó que una vez terminada la construcción y puesto en operación el puente paso superior vehicular, cualquier cruce a nivel vehicular en el cruce de la Avenida Irrigación y las vías del ferrocarril en el kilómetro NB-69-076 serán desmantelados de acuerdo con lo indicado por KCSM.

No sólo eso, el convenio que ha comenzado a circular, precisa que el municipio será responsable de todas las acciones judicial o extrajudiciales, en contra de la empresa, y los celayenses quedan obligados a indemnizar y sacar en paz y a salvo a KCSM. Se espera la reacción de todos quienes tienen sus negocios y hogares en la avenida.