Secretaría de Infraestructura se quedó sin gasolina

FOTOS: Catalina Reyes

En la fila que hay desde la gasolinera de Noria Alta de Pemex por toda la carretera hacia Marfil ya desde ayer por la mañana están formadas cuatro camionetas pick up y un automóvil compacto de la SICOM

Catalina Reyes

Guanajuato.- El desabasto de gasolina ya alcanzó al Gobierno del Estado. En la fila que hay desde la gasolinera de Noria Alta de Pemex por toda la carretera hacia Marfil ya desde ayer por la mañana están formadas cuatro camionetas pick up y un automóvil compacto de la Secretaría de Infraestructura, Conectividad y Movilidad (SICOM). Es decir, ya cumplieron más de 24 horas en espera.

En entrevista con Correo, Faustino Hernández Almanza, uno de los empleados de la SICOM a cargo de una de esas camionetas, dijo que se formó desde ayer a las 11:00 de la mañana en la entrada del Hotel Misión Guanajuato. Es decir que ya va 24 horas en la fila y solamente ha avanzado 300 metros porque otros automovilistas han desistido y se han ido, no porque haya habido cargamento de gasolina.

Pues dijo que ni el miércoles ni en todo este día que lleva formado no ha llegado combustible a la estación. Agregó que junto con los otros empleados de la dependencia estatal se están turnando para resguardar los vehículos. El cuida un automóvil compacto que está frente a su camioneta porque su compañero se fue a la dependencia.

“Nos dijeron que ayer la pipa llegaba a las 5:00 de la tarde y no ocurrió, luego que hoy a las 12:00 (tampoco llegó), pero sólo sabemos si vamos a preguntar. Ahorita me tocó estar aquí, al rato llegan a relevarme y yo me voy a la oficina y así le hacemos”.

“No podemos trabajar”

La función de Faustino Hernández en la SICOM es liberador de derecho de vía, es decir, viaja a diferentes municipios para negociar directamente con los dueños de los terrenos por donde van a pasar carreteras, caminos o se construirán edificios, para que los vendan al Gobierno del Estado.

A raíz del desabasto de gasolina, el miércoles se le acabó la dotación a su camioneta pick up y se tuvo que ir a formar en la fila que hay sobre la carretera a Marfil para cargar en la gasolinería de Noria Alta. Por lo tanto, no ha podido ir a trabajar en dos días.

“No podemos trabajar, no podemos salir. Mírenos, es puro teléfono, les decimos: ‘espérenos’. Ya no me importa, yo pago de mi bolsa, pero lo que quiero es cargar. Hay obras que se están construyendo y no avanzan”.

Y sus compañeros están igual. Comentó que los otros empleados que están a cargo de las otras tres camionetas de la SICOM, son los que miden los terrenos.

Señaló que de todos modos, cuando cargue, no se acabará el problema, porque en esa estación de servicio sólo se están vendiendo 20 litros por coche, ¿qué puedo avanzar? Apenas le alcanzan para ir y venir de Purísima del Rincón un día, a donde tiene un pendiente.

Largas jornadas

Érik Zendejas Méndez, trabajador de la Sicom explicó que él llegó a las 8:00 de la mañana del miércoles para formarse en la gasolinera de Noria Alta. Junto con su compañero a cargo de los otros vehículos se fueron a las 10:15 de la noche a dormir y dejaron los coches en la fila. Regresaron a las 6:30 de la mañana a continuar la espera.

AL