Jazmín Castro

León.- La contratación de personas discapacitadas se fue a pique y disminuyó este año un 82% en comparación con el pasado.

Aunque cada vez son más las empresas que se suman a la inclusión laboral, las deficiencias también se observan desde los ayuntamientos.

Tan solo, en una solicitud de Acceso a la Información se cuestionó al gobierno leonés el número de trabajadores discapacitados que laboran dentro de la administración; sin embargo Desarrollo Institucional quien se encarga de la contratación del personal reveló que de los casi 7 mil trabajadores, no cuentan con empleados discapacitados.

A paso lento

El Instituto Guanajuatense para las Personas con Discapacidad (INGUDIS), informó que en el año 2018, lograron colocar a 114 discapacitados en diferentes empresas, así como a una persona en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), de Doctor Mora y el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG).

Para el siguiente año creció la contratación un 33% y llegó a 152 personas con una plaza laboral, y solo una dentro del IEEG nuevamente.

60% población no activa

Pero fue este año quizás derivado de la pandemia que la contratación se fue por el suelo, y el INGUDIS logró colocar a 27 personas discapacitadas, de los entes gubernamentales el Poder Legislativo y otra vez el IEEG, es decir, en tres años solo 4 áreas de gobierno.

Según datos de la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica en el 2018, en la entidad había 301 mil personas con discapacidad en edad laboral, pero solo 118 mil es económicamente activa, lo que refleja que el 60% no cuentan con una fuente de ingreso. De las discapacidades más comunes se encuentra: la auditiva, discapacidad motriz y visual.

Te podría interesar:

SZ