Redacción

León.- Serán 76 empresas las que se sumen al programa de Regulación Ecológica (PRECO), cuyo objetivo es medir las descargas que depositan en la red sanitaria.

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (SAPAL), y la Cámara de la Industria de la Curtiduría (CICUR), firmará diversos acuerdos para la adhesión a dicho programa.

SAPAL brindará asesoría a las empresas para la adecuación de las instalaciones y realizar los procesos de pretratamiento y la colocación de medidores.

Además, las estructuras para introducir agua tratada en sus procesos, lo que permitirá reducir el empleo de agua potable, considerada también como de primer uso.

En una reunión virtual celebrada entre 60 empresarios curtidores, integrantes de la Comisión de Ecología de la CICUR e integrantes del Consejo Directivo de SAPAL, se presentaron los detalles de los convenios que a partir de las próximas semanas se firmarán entre ambas partes.

“Estamos en un momento muy importante. Tenemos una coyuntura virtuosa que nos permitirá poder reusar el agua. Ustedes son la locomotora que nos va a permitir echar a jalar este proceso”, dijo Jorge Ramírez Hernández, presidente del Consejo Directivo de SAPAL.

Agregó que este acuerdo marca un precedente que refrenda el compromiso de SAPAL de trabajar en la extracción, suministro, distribución, tratamiento y reúso del agua para garantizar el futuro del municipio.

Y subrayó el importante papel que representan los industriales para mitigar, con estas prácticas, el estrés hídrico que existe en la ciudad.

 “Los curtidores tenemos que cumplir con la parte que nos toca, así como cubrir los pagos de saneamiento en los volúmenes de las descargas”, afirmó Ricardo Muñoz Arrona, presidente de la CICUR.

Te podría interesar:

SZ