María Espino

Guanajuato.- El Comité Directivo Estatal del PRI en Guanajuato (CDE) se pronunció en contra de las reducciones que se proyectan en el Presupuesto de Egresos 2021 del gobierno Federal y que afectarán al gobierno de Guanajuato entre los que destacan el interés por desaparecer el Fortaseg pues señalaron que en la entidad se requiere una mayor inversión en materia de seguridad para preservar la paz y tranquilidad de la sociedad, además señalaron que los recursos no se están gastando de manera inteligente.

Señalaron que el actual gobierno en México es de “improvisaciones, que atiende a una sola voluntad que pretende ser omnipotente y omnisciente, desafortunadamente tiene criterios muy anticuados en muchos aspectos y cuya única finalidad es “aplicar programas d carácter electorero, por ello resaltaron la importancia de hacer ver esos desaciertos a fin de que no se culpe al PRI “por la lamentable problemática que van a generar decisiones equivocadas”.

En rueda de prensa el secretario General del CDE, Alejandro Arias Ávila, expresó lo anterior y resaltó que las propuestas que hacen desde la federación en medio de la crisis que ha provocado la pandemia de la COVID-19, no garantizan la reactivación económica de actividades productivas y menos la atención a una crisis sanitaria que a la fecha ha cobrado la vida de casi 100 mil personas y que, en vista de que no existen programas la para reactivación económica la crisis económica se prolongará varios años.

“No hay una partida en el presupuesto para comprar la vacuna contra el COVID-19 (…) y no se sabe dónde están los recursos que se requieren, porque sólo hubo contradicciones de legisladores de Morena al tratar de explicar de dónde saldrán esos fondos”.

Resultado de la crisis económica que se vive son las deducciones de las participaciones y aportaciones que del gobierno Federal a los estados que contempla la Ley de Coordinación Fiscal y que se desprenden de la Recaudación Federal Participable, y que la misma suerte corrieron programas federales concurrentes como el destinado a zonas metropolitanas, Pueblos Mágicos, a la atención de la pobreza, creación de infraestructura en ciudades y para fortalecer el campo, apuntó Arias.

Eso sin contar la disminución al presupuesto de obra pública, rubro al que se prevé destinarán 2 mil 500 millones de pesos, asimismo en lugar de presupuestarse 18 mil millones de pesos, el 0.4% del gasto programable como establece la ley, sólo se presupuestaron 8.9 mil millones de pesos, además de que desaparecieron el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y con ello la disposición inmediata de recursos para atender a personas afectadas por una desgracia como la inundación del Sureste mexicano por una mala operación de los embalses.

Mauricio Ortiz Proal manifestó que el PRI apoya la lucha federalista por más recursos a los estados, pero señaló que ese trato debe replicarse a cada municipio a fin de fortalecer sus finanzas, incluso hizo llamado a cerrar filas “para dar la batalla por lo más importante: la preservación de la paz, la tranquilidad y seguridad que tiene que caracterizar a una entidad ´pujante como es Guanajuato”.

Por su parte Mijaíl Nava, secretario de Acción Electoral del CDE, apuntó que el gobierno Federal privilegió obras como el Tren Maya, un proyecto que en términos ambientales no tiene pies ni cabeza porque ni siquiera cubre los requisitos que requiere para desarrollarse y la construcción de la refinería de Dos Bocas, cuando las que existen están subutilizadas.

LC