Se quejan de socavón frente a sus negocios

Los locatarios afirmaron que esta situación les representa pérdidas. Foto: Carlos Ontiveros

Según los propietarios de los restaurantes en la zona afectada, el centro comercial excavó y abandonó un gran hoyo; desde hace cuatro meses Chahuistle y Raíz no tienen estacionamiento

María Espino

Guanajuato.- Propietarios de los restaurantes del Chahuistle y Raíz, ubicados sobre el Euquerio Guerrero muy cerca de la obra se quejaron de que desde hace cuatro meses trabajadores de La Aldea realizaron un hoyo frente a sus negocios y no lo han tapado.

Dijeron que nadie explicó la razón de la excavación, pero ellos han observado que hacen revisiones en una toma de agua, la cual es propiedad del Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Simapag).

Los quejosos aseveraron que esto representa pérdidas económicas ya que la excavación esta sobre el estacionamiento para sus clientes y abarca cuatro cajones, desmotivando su llegada a los comercios.

Además explicaron que el socavón significa un riesgo para los peatones y los conductores.

Dijeron que ellos lo único que buscan es que se tape el hoyo y resolver el problema, pero que no saben con quién deben hablar pues “nadie ha dado la cara”.

Manifestaron que están esperando que los representantes de La Aldea se hagan presentes, asuman la responsabilidad  y subsanen el daño, o que lo haga el Simapag, y en caso de que ninguno se haga responsable ellos están dispuestos a pagar el costo de las reparaciones para taparlo, pero no lo han hecho porque no quieren saltarse a nadie.

Quejas anteriores

No es la primera vez que esta edificación despierta inconformidad. En noviembre del 2017 se habló de un daño ambiental al intervenir los 298 árboles de distintas especies de los cuales Ecología autorizó la tala de 158 y el trasplante de 140 ejemplares.

En ese mismo mes se suscitó un enfrentamiento entre vecinos de Yerbabuena con policías, luego de que intentaron detener la maquinaria que realizaba obras dentro de la cancha de futbol de la comunidad, misma que fue enmallada por La Aldea. A la fecha no se sabe en que concluyó el asunto.

La queja más reciente fue del 15 de agosto, donde habitantes de Mineral de la Hacienda, dijeron que la construcción ocasionó cuarteaduras y fisuras en techos y paredes de sus viviendas, pero hasta el momento no han tenido respuesta concreta del Municipio, ni de La Aldea.

*EZM