León

Se propaga Covid-19 en asilo: ya van 12 CONTAGIOS y 3 MUERTES

Ian Martínez

León.- La Covid-19 alcanzó a uno de los sitios de mayor riesgo, donde están las personas más indefensas: la Casa Hogar María Asunta para Ancianas Pobres, un asilo operado por monjas que en cuestión de días vio disparar los contagios entre inquilinas y religiosas.

En el albergue para mujeres de la tercera edad laboran 20 personas, de las cuales seis monjas han resultado contagiadas en las últimas tres semanas, hasta la fecha dos han fallecido.

Ellas atienden una población de 30 abuelitas, seis ya se contagiaron y una perdió la vida la semana pasada.

Se extingue su voz

La Hermana Rosa contó que desde que inició la pandemia implementaron estrictas medidas de control en el acceso e higiene en el asilo, para evitar que la Covid-19 amenazara la vida de las religiosas y las mujeres de la tercera edad que allí están resguardadas.

Sin embargo, a finales del mes de diciembre, una de las religiosas comenzó con síntomas parecidos a los del virus SARS-CoV-2, y aunque de inmediato se le trató con medicamento, fue hasta el 6 de enero que les entregaron resultados de la prueba, que confirmaron que era un caso positivo.

Las siguientes dos semanas, otras madres e inquilinas empezaron con malestares, que a la postre confirmaron el peor escenario: el virus ya se había propagado.

Luego vino la catástrofe, ya que dos religiosas y de una de las inquilinas no lograron reponerse y fallecieron a causa del contagio. 

Hoy hay dos monjas y cinco abuelitas contagiadas, cuya vida está en peligro debido a la agresividad del virus y la carencia de medicamento y oxígeno para tratarlas.

“Ahorita están estables. Quienes estaban más graves han fallecido. Ahorita tenemos a dos hermanas y cuatro abuelitas con oxígeno, y de estas cuatro hay dos más delicadas”, contó la Hermana Rosa.

Aunque las religiosas están acostumbradas a enfrentar diversas necesidades, ahora tienen un desafío mayor, ya que necesitan oxígeno para la atención de las contagiadas y equipo para hacerle frente a los contagios.

Una llamada de auxilio

Las madres que trabajan en el asilo solicitaron el apoyo de la ciudadanía, pues la limitación de recursos les imposibilita adquirir oxígeno para las enfermas, comprar medicamentos e insumos como cloro, batas y sanitizantes.

“Es una emergencia la que estamos viviendo, como tantas otras familias. Tenemos Covid en la casa, de seis abuelitas una ya falleció. De seis hermanas, dos ya fallecieron, y nuestros trabajadores se han ido contagiando”, alertó la hermana Rosa.

Reconoció que requieren de equipo de protección personal para atender a las pacientes, con el cual no cuentan.

“Necesitamos oxígeno, mascarillas, sanitizantes. Estamos sanitizando con lo que nos va trayendo la gente”.

Otra seria amenaza es la carencia de recursos para cubrir los gastos funerarios, ya que la mayoría de las inquilinas son mujeres de edad avanzada que fueron abandonadas por sus familias y nadie se hace cargo de ellas.

Para hacer frente a esta situación de emergencia, fue necesario habilitar una especie de ‘área Covid’ para atender a las mujeres enfermas y evitar que el virus llegue a las demás. El temor de todas es que el virus se siga propagando.

Otras noticias