Nayeli García

Irapuato.- Para que Irapuato tenga la oportunidad de contar con recursos para ampliar y resolver el problema de saturación que tiene el Hospital General de Irapuato tendría que pasar al menos 15 años, pues un hospital nuevo requiere al menos mil millones de pesos para poder construirse, destacó el secretario de SNTSA sección 37, Martín Cano Martínez.

El trabajador de la salud enfatizó en la necesidad de no dejar perder los 123 millones de pesos que Gobierno del Estado asignó a la Torre de Especialidades Médicas, pues por parte del Gobierno Federal ya son tres años que no destina recursos para obra pública a Guanajuato, ya que para el 2022, tampoco hay ni un solo peso destinado al estado.

El director del Hospital General de Irapuato, Juan Enrique Sánchez indicó que actualmente el hospital cuenta con 17 consultorios médicos que son divididos para que los especialistas puedan atender a los pacientes y por horarios y en caso de que hubiera la oportunidad de tener más especialidades no se podrían instalar, pues ya no hay espacio; mientras que en la torre médica se contarán con 31 consultorios equipados para cada especialidad, así como se pretende tener un área para endoscopias y para la donación de órganos.

También lee: Diego Sinhue pone plazo a la Torre Médica de Irapuato: de no iniciar obra, recurso se va

Mientras que en las antiguas instalaciones del hospital se podrían ampliar las camas y tener área de emergencia pediátrica y algunas otras, pues los accidentes vehiculares continúan y los lesionados en hechos sangrientos también, y aunque el hospital es uno de los tres más grandes del estado, se ve obligado a canalizar a pacientes a otros municipios porque faltan especialidades, y está saturado, ya que no sólo atiende a personas del municipio, sino de toda la región y recibe también a enfermos de otras ciudades.

Recordó que el proyecto de la torre médica tiene años planeándose y buscando las mejores opciones, pues el hospital general es uno de los más antiguos del estado, que inició en 1915 primero en la Calzada de Guadalupe y después en Viveros Revolución y se ha ido ampliando poco a poco, e incluso se ocupó toda el área de estacionamiento y ahora se requiere más espacio.

Juan Enrique Sánchez, dijo respetar las opiniones y posturas de todos, tanto de los grupos ecologistas como del Municipio, pues a él sólo le interesa la salud de sus pacientes y las necesidades son latentes y no pueden esperar.

LC