Foto: Enrique Pérez

Redacción

Atarjea / Xichú.- Genera preocupación entre la ciudadanía de Atarjea y Xichú el incendio forestal que afecta al Ejido de Mesas de Santa Inés y la localidad de Puerto Blanco, respectivamente. Las fumarolas son visibles desde varios kilómetros.

En primera instancia, el incendio en el municipio de Atarjea —localizado en los limítrofes con la comunidad Pinal de Amoles, en el cerro conocido como Peña Blanca o La Joyita—, se ha extendido debido a la dificultad del terreno para poder llegar y ser atendido.

Fotos: Especiales

Por lo cual, la ciudadanía ha convocado a los habitantes del municipio a sumarse a la recolección de víveres que serán entregados a las personas voluntarias que realizan trabajos para sofocar el incendio. Para tal propósito, se colocó un centro de acopio en pleno centro del municipio.

Del mismo modo, el incendio que se reporta en el municipio de Xichú —a la altura de la comunidad Puerto Blanco, a un costado de la carretera estatal Xichú-San Luis de la Paz, perteneciente a la Sierra Gorda— ha sido atendido por habitantes de comunidades aledañas. Asimismo, se solicitó la presencia de elementos de la dirección de Protección Civil para poder combatir la ignición.

Pero conforme los protocolos

Al respecto, personal de la Reserva de la Biosfera de la Sierra Gorda de Guanajuato ha informado que para este tipo de siniestros existe un protocolo nacional: los primeros en acudir deben ser los dueños y poseedores de la tierra, sumándose Protección Civil y Bomberos de Xichú o del municipio colindante.

Posteriormente, si el incendio no es sofocado, deberán ingresar las instancias federales, en este caso la Reserva con apoyo de la Brigada de contingencias, pero si la ignición es de mayor magnitud se sumará Conafor. Cuando ni así se controla, se pide apoyo a Sedena.

Esto, coordinado bajo un mando único encargado de comunicar a los demás lo qué ocurre para evitar dar información errónea, prevenir accidentes y salvaguardar a los participantes

ndr