SUN

Ciudad de México.- Manuel Neuer, portero del Bayern Munich tiene muy presente el nombre de André-Pierre Gignac, el delantero francés de los Tigres que ya le hizo daño estando en la selección de Francia, un juego amistoso celebrado en el 2015. El guardameta recordó la peligrosidad del francés, esto en la conferencia previa a la final del Mundial de Clubes.

“Tenemos malos recuerdos de Gignac, pero jugaremos con el club y no con la selección. La clave será el rendimiento colectivo. Detener a los extremos y alejar a Gignac del área de penal y de la oportunidad de gol”, comentó el portero alemán.

En un rápido análisis de Tigres, el capitán alemán indicó: “Los puntos fuertes de los mexicanos es que son fuertes en los extremos y sus carrileros llegan muy seguido a línea de fondo. Eso y alejar a Gignac del área será clave. Los presionaremos”, aseguró.

Por lo que pudiera pensarse, el Bayern quiere ganar el ‘Mundialito’. “Todos en el equipo están muy motivados, llevaremos al campo nuestras habilidad. Poner presión en el área, manejar bien el balón. Queremos llevarnos el trofeo”.

El portero aceptó que este partido será complicado, ya que desde su punto de vista los equipos mexicanos no tienen el ritmo de juego de los clubes de Europa, pero se pueden adaptar.

“En la Liga MX no están acostumbrados a nuestro ritmo de juego, pero se adaptan fácilmente al tipo de juego que desarrollamos en Europa, debemos presionar al rival, ser rápidos”, comentó.

Repiten arbitraje

El uruguayo Esteban Ostojich será el encargado de juzgar más acciones en la final del Mundial de Clubes. Este silbante ya le había pitado a los regios en el primer partido del torneo, ante el Ulsan Hyundai de Corea del Sur.

Destaca que como cuarto árbitro y asistente de ésta, las brasileñas Edina Alves y Neuza Back.

LC