Se convierte Barrio Arriba en ‘Museo de pan’ por un día

Foto: Pilar Muñoz.

Desde hace 100 años, esta tradición va de generación en generación. Los comerciantes ofertan pan miniatura a los asistentes, así como lo cuenta la historia de San Nicolás Tolentino

Pilar Muñoz

León.- Cuenta la leyenda, que a mediados del Siglo XIX, San Nicolás Tolentino tuvo una visión religiosa durante un sueño: la Virgen María se le apareció para darle el remedio para curar su enfermedad que era un pedazo pequeño de pan remojado en agua.

Los creyentes y vecinos del Barrio Arriba relatan que después de haberlo hecho, San Nicolás mejoró y después él se encargó de compartir el remedio a más personas que también se curaron con esta receta.

Desde ese entonces, cada 10 de septiembre se realiza la famosa ‘fiesta de los panecitos’ en donde además de pan floreado o ‘pan de agua‘ miniatura, también se puede disfrutar de antojitos mexicanos, juegos mecánicos, música y pirotecnia.

Las calles Aquiles Serdán, Moctezuma y Callejón de las Mercedes en el Barrio Arriba ubicado en el centro de la ciudad son la sede de esta celebración.

Algunas personas compran canastas enteras para después acudir a misa y pedir que les bendigan sus piezas de pan para llevarlos a los enfermos para ver si así logran curarse.

Los precios de las piezas de pan varían. Van desde tres por 10 pesos o canastas con 10 a 30 pesos. Hay conchas, besos de ángel, donas, galletas, pay, polvorones, pastelitos, roscas, campechanas, entre otros.

Comentarios

Comentarios