Agencias

Ciudad de México.- Sergio Pérez tendrá un debut complicado con Red Bull Racing en la Fórmula 1, debido a que partirá desde la undécima posición en el Gran Premio de Bahrein de este domingo.

El mexicano no tuvo una clasificación deseada, en la que su coequipero, Max Verstappen, se quedó con la pole position. Una arriesgada estrategia mermó el desempeño de ‘Checo’.

Al tapatío, posterior a una penalización, le colocaron neumáticos medios (amarillos), pero con el cronómetro muy reducido para firmar un tiempo suficiente y meterse entre los primeros 10 de la parrilla. Pérez fue superado por la competencia directa: los Mercedes, Ferrari y McLaren, además de Pierre Gasly (AlphaTauri), Fernando Alonso (Alpine) y Lance Stroll (Aston Martin).

Verstappen (1:29.997), como lo mostró desde las pruebas libres, dominó la clasificación y aseguró la pole position, la primera en el 2021 y la cuarta dentro de su trayectoria. Por detrás del neerlandés quedaron las flechas plateadas, Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, respectivamente.

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari) arrancará la campaña desde el cuarto sitio y Gasly quedó en la quinta posición.

Acepta tener mal día

Sergio ‘Checo’ Pérez reconoció el mal día en la clasificación, “no fue la esperada y no hice la vuelta que quería”, comentó el tricolor, al término de la actividad de ayer en el circuito de Sakhir.

“Creo que de haber funcionado, nos daba una buena ventaja para la primera parte de la carrera al tener ese neumático. Hoy no lo conseguimos y eso es un poco decepcionante”, dijo Pérez sobre la estrategia que tomo la escudería.

Añadió que “tuvimos muchos problemas con el tránsito y estuve fuera de posición, pero son cosas que tenemos que ir resolviendo. Bahrein es un circuito muy complicado porque solo tienes una vuelta y después ya no tienes neumáticos, el viento te cambia, hay que ser paciente y aprender”.

ndr