Óscar Jiménez

Estado.- En una sola semana, el gobierno de Guanajuato notificó del retiro de tres permisos notariales, a causa del fallecimiento de los titulares de tres notarías públicas en el estado.

El primer caso ocurrió el 31 de enero, cuando se informó del deceso del titular de la Notaría Pública 51 de Irapuato, Marco Antonio Hernández González, cuya baja fue publicada en el Periódico Oficial del Estado de Guanajuato (POEG) el 9 de febrero.

“Se instruyó a la Coordinación del Archivo General de Notarías la realización del procedimiento para el cierre de protocolo y depósito del mismo en dicho archivo”, advierte la publicación.

Solo dos días después falleció José Alejandro Méndez Ortiz, otrora titular de la Notaría Pública 31, también de Irapuato, cuya baja fue publicada el pasado jueves en el POEG.

El tercer notario que perdió la vida fue José Manuel Arroyo Rojas, quien estaba a cargo de la Notaría Pública 9 de Salamanca, y que falleció el 7 de febrero.

Los constantes fallecimientos y bajas por actos de corrupción, ha contribuido a que en el último lustro se haya reducido de forma notable el número de notarios en la entidad. De acuerdo con un análisis que correo publicó en enero, mientras en 2016 existían 312 notarios en funciones en la entidad, para 2020 ya solo quedaban 277 operando.

Bajas deshonrosas

Aunado a esto, las bajas han sido precedidas por irregularidades en el servicio: el 11 de diciembre se informó de la baja de Gilberto Gómez García, de la Notaría Pública 6 del municipio de Victoria, a quien se le había retirado el Fiat notarial debido a faltas administrativas.

También por violaciones a la ley fueron dados de baja Basilio Gutiérrez, de Irapuato; Manuel Ledesma, de Celaya; José Luis Benjamín y Víctor Alejandro Hernández, ambos de San Francisco del Rincón y Octavio Lizardi, de León, lo que al final, ha dejado una baja importante en la cantidad de notarios en operación en el estado de Guanajuato.

LC