Foto: Especial

Agencias

Jerusalén.- El senador izquierdista, Bernie Sanders, consideró ayer que Estados Unidos debería liderar el mundo para unir a la gente en vez de “suministrar armas para matar a niños en Gaza”, en alusión a la reciente escalada de violencia entre Israel y el grupo islamista palestino Hamás.

En una entrevista con la cadena de televisión CBS News, el legislador por Vermont y excandidato presidencial demócrata exigió un “enfoque imparcial” al abordar el conflicto palestino-israelí.

“Hay una situación muy difícil, está Hamás —un grupo terrorista—, está el gobierno de derechas israelí y la situación está empeorando. Y lo que digo es que los Estados Unidos deben liderar el mundo para unir a la gente, no limitarse a suministrar armas que maten a niños en Gaza”.

Recordó que en los últimos ataques 64 menores han fallecido y gran parte de la infraestructura de la franja, bajo control de Hamás, ha resultado destruida, con lo que se ha convertido en “uno de los lugares más inhabitables del mundo”.

Sobre si piensa que el gobierno del presidente Joe Biden es defensor del Ejecutivo del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, Sanders apuntó que Estados Unidos debe desarrollar un “enfoque imparcial” para abordar este conflicto.

“Debemos ser pro Israel, pero también ser pro-palestinos”, afirmó el senador, quien opinó que Biden lo entiende así.

Situación insostenible

En respuesta a otra cuestión sobre si las críticas hacia Israel deberían moderarse para evitar el anti-semitismo, Sanders indicó que habría que rebajar la retórica.

“Creo que nuestra meta es muy simple: entender que lo que está pasando en Gaza hoy en día es insostenible. Cuando tienes al 70% de los jóvenes desempleados, cuando la gente no puede abandonar su comunidad, cuando las plantas de tratamiento de aguas residuales están destruidas, eso es insostenible”.

Sanders instó esta semana a Biden a que reconsidere los 4 mil millones de ayuda militar que EE. UU. otorga cada año a Israel, al considerar que no debe usarse para “violar los derechos humanos”, lo que ha sido rechazado por la Casa Blanca.

Israel y Gaza pasaron ayer el tercer día de calma tras la tregua iniciada la madrugada del viernes, mientras que países como Egipto o EE. UU. plantean maneras para reforzar el alto el fuego y abordar la reconstrucción de una franja devastada por los ataques.

El último episodio de violencia costó la vida a 248 personas en el enclave palestino, entre ellos combatientes y 66 niños. En Israel, 12 personas murieron.

ndr