Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Para lograr inhibir el consumo de alcohol en los menores de edad se requiere de la participación de todos, empezando por la familia, coincidieron el diputado de Morena, Raúl Márquez Albo y el legislador panista Víctor Zanella Huerta quien manifestó que, aunque la propuesta de reforma que impulsa para sancionar con mayor severidad la venta de bebidas embriagantes a niños y adolescentes “no es una varita mágica” si coadyuvará en reducir los índices de consumo.

Por su parte, Raúl Márquez Albo señaló de aprobarse dichas propuestas de reforma a la Ley de Bebidas Alcohólicas, Ley de Salud y Ley de Cultura Física y Deporte, no se resolverá en su totalidad esta problemática.

Esto luego de que en el análisis de dichas propuestas presentadas por el Grupo Parlamentario del PAN, la directora de Salud Mental de la Secretaría de Salud del Estado, Rosa Elda Villalobos Ugalde reveló que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas (Encode) capítulo Guanajuato, de 1 millón 119 mil 143 guanajuatenses entre 10 y 19 años de edad, el 56.5% han consumido alcohol y el 16% registran un consumo de alcohol excesivo, además que se incrementó el consumo en adolescentes mujeres incluso por encima de la media nacional.

Ciudadanía debe participar

El presidente de la Comisión de Juventud y Deporte, Víctor Zanella señaló que entre los aspectos que contempla reforma a la ley como sanciones más severas y que los establecimientos no exhiban estos productos, se establece uno de gran importancia que tiene que ver con la participación ciudadana, es decir, se propone que desde el Sistema de Administración Tributaria del Estado de Guanajuato (SATEG) cualquier persona podrá presentar una denuncia.

Y por lo que corresponde a la parte municipal, se establece que los ayuntamientos contemplen dentro de su reglamento municipal acciones o campañas tendientes a evitar el consumo de bebidas alcohólicas a menores de edad.

“Esta iniciativa que presenté es el saque, se está puliendo, esta reforma legal ¿va a ser la solución o la varita mágica? No, esto es una parte de la solución, se tiene que acompañar de la política pública”, acotó. 

Se debe atender desde la familia

“Es un problema global, es un tema que tenemos que ver desde distintas aristas, desde la salud, desde la familia, desde los problemas sociales (…) no solo es el endurecer la sanción sino tener otra perspectiva en como con medidas inhibitorias en la venta del alcohol”, señaló Zanella.

En tanto, el presidente de la Comisión de Salud en el Congreso del Estado, Raúl Márquez manifestó que se trata de un tema que tiene muchas vertientes, una de estas y la principal desde la parte educativa, que le compete a la familia.

“Desafortunadamente es muy flexible en nuestra sociedad que los niños vean a los padres consumiendo bebidas alcohólicas, que incluso los mismos padres, les den en un afán de broma, no entiendo bien cuál sea el concepto, les dan a probar algún tipo de bebidas alcohólicas”.

El legislador de Morena agregó que el fortalecimiento del marco normativo inhibe el consumo de bebidas embriagantes, pero no es la solución total.

Ambos legisladores también coincidieron en el trabajo fundamental de los municipios en la vigilancia y sanción aquellos establecimientos en donde se esté vendiendo alcohol a menores de edad.

Víctor Zanella señaló que los municipios deben actuar de acuerdo con sus facultades, para que las normativas que se expidan no sean ley muerta, “porque parte de los problemas que detonan en segundos delitos, empiezan en un tema de adicción, al alcohol en un primer lugar y que de ahí brincan a otro tipo de drogas y que esto desencadena problemas sociales”.

LC