María Espino

Guanajuato.- ¡Salvemos a Pierrot!, es el grito de ayuda de Cecilia Angelina López Mora quien pide a la población apoyo para exigir  los responsables del Centro de Control Animal (CECA) que les devuelvan con vida a su mascota, un perro de tres años de vida que fue llevado a efectuarle unas pruebas de conducta luego de haber sido señalado de morder a un niño y que ahora lo quieren “dormir” y para evitarlo se manifestarán este viernes afuera de la perrera municipal.

Cecilia López explicó, en entrevista a Correo, que Pierrot fue llevado al CECA luego de que lo denunciaran por haber mordido a un menor de edad en el callejón del Mogote, por lo que desde el 14 de Septiembre se lo llevaron bajo el argumento de tener que practicarle algunas pruebas para conocer el estado de salud del can y descartar cualquier riesgo al niño que fue mordido.

“Amigos, mi publicación es del caso de mi perro Pierrot, que se viralizó a partir de qué supuestamente  mordió a un niño en el callejón del Mogote, se presentó la mamá del niño y  los de ceca, el día 14 de septiembre y se metieron a mi casa sin ningún permiso, argumentando que iban a llevarse a mi perro; aclaro sin ninguna orden. Nosotros cooperando creyendo en esto accedimos a entregarlo a los representantes de CECA y al  doctor Juan Pablo Rodríguez, solo para hacer las pruebas pertinentes para después entregárnoslo en un plazo máximo de 10 días, que es lo que marca la ley”.

López explicó que del CECA les dijeron que esas pruebas tardarían unos 10 días y luego les entregarían a Pierrot, sin embargo al paso de ese periodo el doctor Juan Pablo Rodríguez le dijo que no les podía entregar a la mascota porque aún faltaban otras pruebas que hacerle porque había mostrado conducta agresiva.

“Él (doctor Juan Pablo Rodríguez) le dio a mi papá un hoja firmada por él, argumentando que se lo llevaban por maltrato, algo que no tenía absolutamente nada que ver con la situación; pasando los 10 días mi papá se presentó para recogerlo y nos dicen que no lo regresarán por qué presenta signos de agresividad que le harían otras pruebas para determinar su comportamiento, estas pruebas se hacen sin nuestra presencia y determinan que no es apto para regresar con nosotros”.

Detalló que, cuando regresaron nuevamente por la mascota la doctora Minette Rodríguez González, directora de Salud municipal, les dijo que no les podían regresar a Pierrot e incluso le pidieron al padre de la denunciante que les firmara una hoja en la que donaba al can al CECA, petición a la que aseguró se negaron pues dijo que su perro tiene un hogar en dónde estar y que no merece morir como lo quieren hacer en la perrera municipal.

“La doctora Minette nos citó en las instalaciones de CECA para informarnos de las pruebas y nos vuelva a rectificar que es un peligro y que le dormirán (matar), le dice el doctor Juan Pablo a mi papá que firme un documento en el cual mi papá lo dona al CECA y él no accede a firmar nada”.

Cecilia López manifestó que su familia esta consiente de que Pierrot cometió un error la morder al niño, además de que desconocen si el animal fue provocado pues asegura que no había sido agresivo con otras personas, pero resaltó que “Pierrot” merece otra oportunidad y vivir con su familia.

Convocan a manifestación afuera de CECA

Ante la negativa de los encargados del CECA para regresar a Pierrot con su familia, Cecilia López dijo que contrataron a un abogado para que les ayude con el asunto y que la asociación civil Perros Perdidos de Guanajuato los está ayudando; además advirtió que si no lo regresan demandarán al CECA y adelantó que este viernes se manifestarán afuera del CECA exigiendo les regresen a Pierrot e hizo un llamado a los capitalinos para que se unan a su causa.

“Esto es una arbitrariedad pido de su apoyo para darle una patita a mi perro aclarando que no pueden sacrificarlo, él tiene una familia que lo espera y lo quiere. Este  doctor es amigo de la mamá del niño que supuestamente mordió mi perro”.