Damián Godoy

León.- Desde el 17 de enero de 2016, el entonces secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, reconoció que algo andaba mal en Guanajuato.

“No tengo cómo afirmarlo sustantivamente, pero sí me hace pensar que debe haber una relación entre personas que han estado y conocen cómo manejar los ductos y la delincuencia. Es un problema de carácter federal que tenemos que resolver entre todos”, dijo el exjefe del Ejército Mexicano, hoy detenido en Nueva York por presuntos vínculos con el narco.

Así lo declaró tras reunirse con el exgobernador Miguel Márquez Márquez, y siete gobernadores de la región centro del país, en el Palacio Municipal de la capital zacatecana.

El mandatario de Guanajuato acudió a la cena acompañado por su secretario de Seguridad Pública, Álvar Cabeza de Vaca, y el procurador de Justicia, Carlos Zamarripa, quienes hoy aún siguen en el cargo.

En ese momento, el número de asesinatos comenzaba a escalar en Guanajuato a consecuencia de las disputas que sostienen grupos del crimen organizado por el control del territorio.

Escala violencia

Al término del encuentro, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional ofreció una entrevista a Periódico Correo justo cuando comenzaba a arreciar la violencia en Guanajuato, a mediados del sexenio de Enrique Peña Nieto.

En la entrevista, el jefe del Ejército Mexicano reconoció que grupos como La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios y el Cártel Jalisco Nueva Generación, peleaban el control del estado, por tratarse de un territorio clave para el trasiego de droga.

Los índices de la criminalidad, hoy son muy diferentes. La entidad pasó de 1 mil 96 víctimas de homicidios dolosos en 2016, a 3 mil 540 víctimas en 2019, un incremento del 222%.

Salvador Cienfuegos dijo que el mayor problema que enfrentaba Guanajuato era el robo de hidrocarburos, y advirtió que era muy probable que personal y exempleados de Pemex estuvieran coludidos con las bandas que trafican combustible.

Respecto a las disputas criminales que empezaban a incrementarse en Guanajuato, Cienfuegos acotó: “Su situación ha ido cambiando con el tiempo; ellos buscan apoderarse de los mercados y en ese afán encuentran grupos que se oponen, y una manera de dirimirlos es violentamente”.

El secretario aseguró que el Ejército participaba en el combate de estos delitos “mediante patrullamientos (sic) terrestres y aéreos, y hemos obtenido resultados bastante importantes en recuperación de material y aseguramiento de delincuentes”.

Cienfuefos precisó que el estado de Guanajuato estaba clasificado “a media tabla” en cuanto a su incidencia delictiva. Hoy es el número uno en el rubro de asesinatos.

“Está muy bien posicionado por su ubicación y ha progresado de manera extraordinaria en la parte económica, pero eso atrae otras cosas. Su ubicación y los límites que tiene con otras entidades también lo hace propicio para que lleguen personas non gratas al estado, y generen algunos problemas delincuenciales”, aseguró.

El secretario concluyó afirmando que le “encantaría” incrementar la presencia del Ejército en el estado, pero el problema era la disponibilidad del recurso.

“No mantenemos el estado de fuerza que habíamos prometido desde un principio. Estamos buscando la forma de retomar el planteamiento inicial y volver a trabajar como lo veníamos haciendo hace algunos dos años”, apuntó.

DM

Lee más: