Cuca Domínguez

Salamanca.- Los municipios de la cuenca atmosférica de Salamanca que van desde Irapuato hasta Celaya enfrentan una crisis ambiental por incremento de dióxido de azufre (SO2 ) que se genera por uso de combustóleo en los procesos de refinación del crudo en la RIAMA y para la generación de electricidad en la central termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Mientras tanto, las autoridades federales ambientales y de las empresas productivas del estado ignoran a la SMAOT que ha anunciado iniciará procesos legales contra los responsables de afectar la salud de los ciudadanos.

Sin explicaciones

Ma. Isabel Ortiz Mantilla, titular de la SMAOT, explicó a Correo que hay un evidente incremento de SO2 en el aire, que en un principio se justificó por la emergencia en la escasez de gas.

La crisis ambiental se viene registrando desde el 19 de febrero y hasta el 19 de marzo, cuando se han llegado a tener emisiones de más de 250 partes por billón (ppb), rebasando la norma que establece un máximo de 75 ppb, con lo que en dos ocasiones casi se llega a decretar precontingencia y de llegar a hacerlo se rompería el récord que se tienen desde el 7 de febrero del 2016.

“Ante este panorama se ha pedido a la central termoeléctrica que comparta su estatus de operación, qué porcentaje de combustóleo y de gas están utilizando. Nos respondieron que su operación era normal y lo mismo pasó con la refinería. Les pedimos que nos explicaran porqué se presentan estas altas de concentración de SO2 y a la fecha no hemos recibido una respuesta”, explicó Ortiz Mantilla.